26 feb 2020

Ir a contenido

Govern, PSC y 'comuns' solo acuerdan volverse a reunir

Torra comunica que propondrá en la mesa de gobiernos la autodeterminación

Albiach pide pactar un adelanto electoral y el Ejecutivo replica que no se lo plantea

Roger Pascual / Fidel Masreal

Govern, PSC y 'comuns' solo acuerdan volverse a reunir

Tras poco más de una hora y media de reunión entre el Govern y representantes de JxCat, ERC, el PSC y Catalunya en Comú-Podem en el Palau de la Generalitat, gobierno y partidos acordaron únicamente que existe un conflicto político y que se volverán a reunir. La cita sirvió, como era de prever, para bien poco, dado el permanente clima preelectoral en el que todos aprovechan para marcar territorio. En este sentido, mientras 'comuns' y PSC piden elecciones de inmediato, JxCat desconfía de la mesa pactada entre ERC y el PSOE y los republicanos aplauden el diálogo abierto como una oportunidad. Ciutadans, PP y la CUP siguen sin acudir a este tipo de citas.

La reunión sirvió únicamente para que, en un horario muy poco coherente con las promesas de conciliación laboral y familiar del Govern y los partidos, Torra comunicara a los partidos no independentistas que la agenda de la futura reunión bilateral con el Estado será una agenda soberanista. Esto es, reclamar el derecho a la autodeterminación y la amnistía respecto a los presos independentistas. Torra se negó a incorporar otras reivindicaciones, como propuso el PSC, como la mejora de la financiación autonómica. Diálogo de sordos también en sentido inverso: 'comuns' y socialistas apuestan por avanzar elecciones dada la incapacidad, afirman, del Govern para estar en la nueva etapa de diálogo, y la respuesta -previsible, también- de la portavoz gubernamental, Meritxell Budó, fue que no está encima de la mesa avanzar los comicios. 

En el flanco independentista se vieron este viernes, de nuevo, dos actitudes. O tres. Desde el Govern, Budó quiso dar importancia a que se comparte con los partidos un "diagnóstico". Budó mostró el interés del 'president' Torra en reunirse cuanto antes con Sánchez, para lo cual ha desbloqueado su agenda. La portavoz insistió en que en esta reunión entre presidentes han de abordarse los contenidos, condiciones y garantías de la mesa bilateral.

JxCat, escépticos sobre el diálogo con Sánchez

Menos optimista se mostró el representante de JxCat, Albert Batet, que obvió la autocrítica sobre lo estéril de este tipo de reuniones como la de ayer y se dedicó a criticar la posición del PSC y 'Comuns' durante la cita en Palau, y la puso en relación a la futura mesa de diálogo entre gobiernos sobre el conflicto catalán. "No somos muy optimistas", ha afirmado sobre esa mesa pactada por el PSOE y ERC. Una nueva muestra del recelo con el que la posconvergencia acoge lo acordado por sus socios republicanos con los socialistas españoles.

Leve autocrítica

Ajenos casi todos los partidos presentes a lo improductivo de sus reuniones -la de este viernes es la tercera de estas características en un año y tres meses-, solo Jéssica Albiach, de los 'comuns' admitió la falta de productividad de estos encuentros. Y Miquel Iceta, líder del PSC, asumió que se debería "reconsiderar" el ritmo de las citas de estas características, dado que la última fue en febrero del 2019.

Iceta pidió sin éxito a Torra que la propuesta que se traslade a las reuniones con el Gobierno "recoja un consenso más amplio que el de la mayoría independentista" e incluya cuestiones como la reforma de la financiación autonómica. 

Los 'comuns' piden pactar el avance electoral

Los 'comuns' pidieron a Torra pactar un calendario para avanzar las elecciones en Catalunya porque "el Govern no está en condiciones de abordar el nuevo escenario de diálogo", según afirmó Albiach. Iceta secundó la idea de que "la legislatura está agotada". Respecto a las propuestas de Torra al Gobierno, la diputada de los 'comuns' afirmó que si bien está de acuerdo con la libertad de los presos independentistas y el referéndum, "dado que no llegará el referéndum mañana, hemos de blindar el autogobierno y un acuerdo de fuerzas por un calendario electoral". Budó negó con rotundidad que se plantee un avance de los comicios y en ello logró el apoyo de ERC.