09 abr 2020

Ir a contenido

OPOSICIÓN

El PP ve imposible pactar ahora el CGPJ con Sánchez

Los conservadores creen que cualquier acercamiento al Gobierno ayudaría a "blanquear la situación"

Denuncian que está intentando "tomar la justicia" para sacar los Presupuestos con ERC

Pilar Santos

Pablo Casado (derecha) y Teodoro García Egea, en la junta directiva nacional, este lunes.

Pablo Casado (derecha) y Teodoro García Egea, en la junta directiva nacional, este lunes. / EFE / VÍCTOR LERENA

Pablo Casado ve imposible en estos momentos pactar con Pedro Sánchez la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) o cualquier otro de los órganos constitucionales para los que es necesario el apoyo del PP. Fuentes de la dirección del partido aseguran que el "contexto" no invita a la confianza en el presidente del Gobierno. Y citan tres episodios de estos últimos días: la propuesta de Dolores Delgado, exministra de Justicia, como fiscala general del Estado; las palabras del vicepresidente, Pablo Iglesias, "desprestigiando la justicia española" y la voluntad de Sánchez de reunirse con Quim Torra, pese a haber decidido la Junta Electoral Central (JEC) que el 'president' debe dejar su escaño de manera inmediata. Casado siente que si lo hiciera, si pactara con el jefe del Ejecutivo, estaría "blanqueando la situación actual", que ve peligrosa para la separación de poderes y la unidad de España. 

Tras el informe del CGPJ sobre la designación de Delgado como fiscala, en el que los vocales mostraron su división ante su nombramiento (12 a favor 7 en contra), fuentes del PP consideraron que la exministra debería rechazar el puesto "si le queda alguna dignidad personal y profesional". 

Los Presupuestos

La elección de Delgado es para la cúpula del PP uno de los "gestos" que Sánchez está haciendo para atraerse a ERC. "No va a haber Presupuestos Generales si no toman la justicia", afirmaron fuentes de la dirección en referencia a la necesidad que tiene el persidente del Gobierno de ganarse a los 13 diputados republicanos para sacar adelante las Cuentas de 2020. 

El equipo de Casado considera que la Moncloa está lanzada a contentar a los soberanistas. "En este contexto, con esos gestos a los independentistas, no hay nada que negociar", aseguran fuentes de su entorno. Se refieren a la renovación del CGPJ y otros órganos constitucionales como el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y Radio Televisión Española (RTVE). Para sacar adelante esos nombramientos se necesitan la mayoría de tres quintos en el Congreso (210 de los 350 escaños). Entre el PSOE (120), el PP (89) y Unión del Pueblo Navarro (2) suman 211.

El líder de los populares cree que las dos instituciones clave en la negociación con Sánchez son el CGPJ y el Constitucional, aunque no ve urgencia en ninguno de los dos casos. En el primero porque, según aducen en la dirección conservadora, estuvo casi dos años sin renovarse en el pasado y ahora solo lleva 13 meses. No recuerdan, sin embargo, que fue por el bloqueo del PP de entonces. Tampoco ve urgente el caso del Constitucional, porque el mandato del tercio de magistrados que hay que renovar venció hace poco. En Génova denuncian que "las prisas" las ha introducido la Moncloa para forjar su relato de que "el PP es el que bloquea". 

Los populares subrayan que llevan en su programa electoral cambiar el modelo del CGPJ, de manera que se vuelva al sistema para que los 12 vocales de extracción judicial sean elegidos por los jueces y magistrados. El conservador está abierto a hablar de su propuesta, que comparte Ciudadanos, y espera poder añadir mejoras concretas a su idea con Sánchez en un futuro. Acudirá a la Moncloa, "si le llama", apunta una asesora, pero para pedirle que respete la separación de poderes y se aleje de ERC.

Se da la circunstancia de que Vox se ha ofrecido al PSOE a negociar los órganos constitucionales y ha anunciado que presentará candidatos al CGPJ y el Constitucional, sin miedo a que el PP le critique por hacerlo, un temor que, a la inversa, Casado no consigue quitarse de encima.  

El caso de Marchena

Casado sí quiso pactar el CGPJ con el actual sistema en 2018, aunque la filtración de que el elegido para presidirlo. Los líderes del PP y del PSOE acordaron que fuera Manuel Marchena el que presidiera esa institución y también el Supremo (es la misma persona, como ahora Carlos Lesmes). El nombre de Marchena lo pusieron sobre la mesa los populares. Sin embargo, el elegido no llegó a asumir el cargo. Marchena renunció después de que Ignacio Cosidó, portavoz entonces del PP en el Senado, se jactara en un whatsapp de que los populares controlarían la sala segunda del Tribunal Supremo "desde detrás" [la sala que iba a juzgar a los dirigentes del 1-O]. "Ha sido una jugada estupenda", escribió Cosidó en un mensaje mandado a un chat de senadores, dado a conocer por 'El Español'.  

Marchena prefirió seguir en su puesto y finalmente fue el que presidió el tribunal del juicio al 'procés'. 

Temas Pablo Casado