26 sep 2020

Ir a contenido

UN NUEVO TIEMPO POLÍTICA

Salvador Illa: ministro multitarea para garantizar la salud del diálogo

El titular de Sanidad está encargado también de estrechar relaciones con Catalunya

Inicia ronda de consejeros, comparte planta con Iglesias y trabaja en la mesa que fue de Lluch

Gemma Robles

El nuevo ministro de Sanidad, el catalán Salvador Illa, en su despacho, trabajando en la mesa que perteneció a Lluch

El nuevo ministro de Sanidad, el catalán Salvador Illa, en su despacho, trabajando en la mesa que perteneció a Lluch / DAVID CASTRO

Salvador Illa pisa el acelerador en sus primeras 24 horas con la cartera de Sanidad en su mano: Este martes, tras participar en su primer Consejo de Ministros y tras una larga charla con su antecesora en el cargo, Luisa Carcedo, inició ronda de llamadas con consejeros autonómicos. Quiere presentarse y escuchar sus prioridades. Ya ha departido, entre otros, con la catalana Alba Vergés, al frente de Salud. Su relación con la Generalitat, parece, no se limitará a lo sanitario. 

"Llevarás la cartera de Sanidad, sí, pero no será lo único que te pediré...". Algo similar debió decirle Pedro Sánchez a Illa cuando, el  pasado viernes, le confirmó que contaba con él para formar parte de la primera coalición de la democracia. Así podría deducirse de la charla informal que, el fin de semana, mantuvo el presidente con periodistas en La Moncloa.

Allí dijo que el además responsable de Organización del PSC (otra tarea que seguirá cultivando, con posible horizonte electoral en Catalunya) tendrá un "peso político" relevante esta legislatura. Illa, que formó parte de la delegación socialista que con discreción, éxito pero también padecimiento negoció con ERC la investidura, es ahora uno de los señalados en el Ejecutivo para garantizar que el diálogo con Catalunya goce de buena salud. 

Gesto ‘in memoriam’ 

Junto al propio Sánchez, la vicepresidenta Carmen Calvo y su compañero de gabinete y titular de Justicia, Juan Carlos Campo, el socialista catalán intervendrá en las relaciones que se mantengan con el Govern. La receta a aplicar, se oye en los despachos gubernamentales: diálogo, diálogo, diálogo... Esto es, el lema que guió la vida de otro ministro del PSC por siempre en la memoria de todos: Ernest Lluch, también responsable del área de Sanidad entre 1982 y 1986, y asesinado por ETA a los 63 años.

De él aseguró Illa en su toma de posesión, este lunes, haber heredado una forma de ver y entender la política. Lo apuntó en presencia de Eulalia y Rosa. las hijas de Ernest, que acudieron al evento. De él se acordará sin duda cada día el nuevo ministro  que, a modo de homenaje personal, ha recuperado para su uso la mesa que Lluch ocupó hace tres décadas en el ministerio y que aún se conserva, en buen estado.

Reencuentros

La sede ministerial la compartirá, desde ahora, con el vicepresidente Pablo Iglesias y con el titular de Consumo, Alberto Garzón. Con ellos compartió ya toma de posesión y con ellos comparte la cuarta planta de uno de los inmuebles que la democracia tomó del franquismo y dedica actualmente a acoger las políticas sociales.

Allí se han recontrado, por ejemplo, Germán Rodríguez, jefe de gabinete de Illa, y Julio Rodríguez, exJemad y jefe de gabinete ahora de Iglesias. Ambos se conocieron trabajando juntos en el equipo de la fallecida Carme Chacón, otra ministra que aportó a España el PSC cuya cúpula actual presume de tener asiento multitarea en un Gobierno histórico. Y con muchos deberes pendientes.