21 feb 2020

Ir a contenido

El Parlament garantizará la paridad en la Mesa y en las comisiones

La Cámara catalana aprueba un plan de igualdad que obliga a todo el personal a acudir a formaciones sobre género

Júlia Regué

El Parlament garantizará la paridad en la Mesa y en las comisiones

La composición de la Mesa del Parlament tras las elecciones del 21-D dejó una fotografía que avergonzó a los grupos parlamentarios: sólo había una mujer, Alba Vergès (ERC), y seis hombres. Una imagen que no quieren repetir y ya se han puesto manos a la obra con un nuevo plan de igualdad que recoge hasta 84 medidas para diluir las desigualdades de género en la Cámara catalana. Esta iniciativa atañe a todo el personal y se aplicará progresivamente durante cuatro años, con una partida presupuestaria específica.

El protocolo, que se ha aprobado este martes con el aval unánime de los partidos, introduce la paridad de género como criterio normativo en la composición de todos los órganos de decisión, incluida la Mesa del Parlament y las mesas de las comisiones. En la Mesa actualmente hay un 14,3% de mujeres (dos de siete) y en la Diputación Permanente un 26,1%. El único órgano paritario partidario actualmente es la Junta de Portavoces. Solo dos mujeres presiden su grupo parlamentario. La comisiones son presididas en un 66,7% por hombres, algo que acarrea una brecha salarial.

Para equilibrar la capacidad de influencia de las mujeres es esencial una mejor conciliación laboral, ya que en ellas sigue recayendo el trabajo no remunerado y las tareas de cuidados. Por ello, el informe apuestan por ampliar los supuestos de la delegación del voto o incluir ajustes en el calendario de sesiones del Parlament para "facilitar la corresponsabilidad". Además, prevén habilitar un espacio para el cuidados de familiares y la lactancia.

Por otro lado, los diputados deberán firmar una declaración de tolerancia cero ante la discriminación y el acoso en el momento de recoger su acta y deberán acudir a una formación obligatoria sobre la prevención de la violencia machista y LGTBIfóbica. También habrá un protocolo específico sobre este asunto que custodiará un órgano concreto al que poder acudir en el caso de agresiones y consultas.  

En cuanto a posibles modificaciones en las reglas electorales, abogan por promover las listas cremallera para garantizar que la proporción entre diputados y diputadas sea menor a dos puntos porcentuales (actualmente hay una brecha de 12 puntos porcentuales a favor de los hombres) y estudiar la posibilidad de establecer la paridad en los cabeza de listas, aunque todo esto requerrirá cambios legislativos. Pese a esto, llaman a incentivar las cuotas de género, los planes de igualdad y los protocolos contra el acoso sexual en las formaciones políticas.

Sobre la contratación del personal de la Cámara, instan a incorporar la perspectiva de género en los concursos de acceso, así como la promoción de la inserción laboral de las personas trans.