25 feb 2020

Ir a contenido

EL LABERINTO CATALÁN

Puigdemont reta a Sánchez en su estreno como eurodiputado

En su primer pleno en Estrasburgo, reclama al PSOE que rechace la retirada de su inmunidad

El 'expresident' y Comín anuncian una nueva batalla legal para poder regresar a Catalunya

Silvia Martinez / Fidel Masreal

Puigdemont y Comín toman posesión de su escaño en el Parlamento Europeo.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont usó este lunes la excepcional plataforma mediática y política lograda al ser ya eurodiputado en Estrasburgo para lanzar un nuevo desafío al Gobierno de Pedro Sánchez y presionar indirectamente a ERC por su pacto con el PSOE: si el nuevo presidente promete despolitizar la justicia española, sus eurodiputados deben votar en contra del suplicatorio del Tribunal Supremo para poder juzgarle en España que la Eurocámara ya ha empezado a estudiar. "Le puedo hacer un dibujo, es fácil. Si quiere despolitizar la justicia, tendrá una ocasión para hacerlo", proclamó Puigdemont en una concurrida rueda de prensa en la sede del Parlamento Europeo, junto a diputados de otras fuerzas nacionalistas y de Francia Insumisa. El 'exconseller' y ya eurodiputado Toni Comín fue de nuevo el más contundente, cuestionando que España sea un Estado de pleno derecho.

Tras participar en su primer pleno junto a Comín y con una amplia sonrisa, Puigdemont exhibió una medida satisfacción –ante el revés sufrido por Oriol Junqueras– y desde ese estado de ánimo anunció otro desafío: una batalla jurídica de la que no quiso dar detalles para lograr que la inmunidad de la que goza ya como eurodiputado de pleno derecho en toda la UE tenga también efecto en España. Es decir, que "un Estado no pueda decidir unilateralmente quitar la inmunidad a un miembro del Parlamento Europeo". En su opinión, hay margen jurídico, por lo que no descartó la posibilidad de pisar territorio español para abrazarse a su familia, primero, y visitar a los presos independentistas, después.

Respaldo del Govern

Con todo, este lunes fue un día más de gestos que de palabras. La llegada de Puigdemont y Comín al imponente edificio del Europarlamento generó una gran expectación mediática y política. Buena parte del Govern, con el 'president', Quim Torra, a la cabeza, junto al presidente del Parlament, Roger Torrent, y diputados de JxCat, ERC y la CUP, arroparon a los nuevos eurodiputados, que recibieron el apoyo de unas 250 personas a las puertas de la Eurocámara. Frente a ellas, sobre un pedestal, Puigdemont proclamó la idea de que "hoy Europa no puede seguir mirando hacia otro lado".

Tras ello, declaraciones ante los micrófonos en el interior del edificio, exhibiendo carteles con el Free Junqueras y el momento más esperado: el inicio del pleno, en el que el presidente de la Eurocámara, el socialdemócrata italiano David Sassoli,  hizo oficial que Puigdemont y Comín, "han obtenido el escaño". También citó el caso del exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras, a quien el Tribunal de Justicia de la UE y el propio Sassoli reconocieron también como eurodiputado.Tras el veto del Supremo y de la Junta Electoral, el presidente del Europarlamento se limitó este lunes a constatar la vacante del líder de ERC. Solo un eurodiputado, el ultraderechista Jorge Buxadé, de Vox, gesticuló pidiendo la palabra sin éxito.

Apoyo a Junqueras

En su entrada al hemiciclo, Puigdemont y Comín recibieron muestras de apoyo. El 'expresident' esgrimió un cartel con la imagen de Junqueras en la que se pide su libertad. De momento, ambos se incorporan a los no inscritos a la espera de la decisión que tome el grupo Verdes-ALE sobre su incorporación. Sobre el caso Junqueras, la más contundente fue la eurodiputada de Esquerra Diana Riba, cargando contra Sassoli: "Ha tomado una decisión que consideramos que es un ataque directo a la soberanía de esta institución, porque despoja a esta Cámara de su capacidad de decidir sobre la inmunidad de los eurodiputados". Riba anunció una batalla legal y politica en defensa del líder de ERC. Pernando Barrena, de EH Bildu, sugirió que Sassoli ha sido presionado por el PSOE y el PP, amenazándole con retirarles el apoyo.

La concurrida rueda de prensa culminó una jornada que seguirá hoy, cuando Puigdemont y Comín –que este lunes ya participaron en su primera votación desde sus escaños 853 y 854, en la última fila del hemiciclo– tomen la palabra por primera vez. El PP y Ciudadanos ya arremetieron contra la presencia de los políticos independentistas. El conflicto seguirá vivo en las instituciones europeas.