04 abr 2020

Ir a contenido

El veto del Supremo a Junqueras siembra la discordia en la Eurocámara

Satisfacción en las filas del PP, Ciudadanos y Vox frente a la preocupación de los Verdes y la Izquierda Europea

El Parlamento Europeo examina ya las repercusiones de la decisión del alto tribunal español

Silvia Martinez

El Parlamento Europeo, durante una sesión plenaria en Estrasburgo.

El Parlamento Europeo, durante una sesión plenaria en Estrasburgo. / JEAN-FRANÇOIS BADIAS (AP)

El Parlamento Europeo ya tiene sobre la mesa los dos autos emitidos este jueves por el Tribunal Supremo en los que niegan la condición de eurodiputado al líder de Esquerra Republicana de Catalunya, Oriol Junqueras, su inmunidad parlamentaria por haber sido condenado en firme el pasado 14 de octubre inhabilitado y su liberación para acudir al pleno de Estrasburgo la próxima semana. Fuentes de la institución han confirmado la recepción de las decisiones que ya se encuentran estudiando los servicios jurídicos de la cámara y el equipo del presidente, el socialdemócrata italiano David Sassoli.

El pasado lunes el Parlamento Europeo emitió una comunicación interna a sus servicios notificando que Junqueras, además del 'expresident' Carles Puigdemont y el 'exconseller' Toni Comín, y como consecuencia de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE del pasado 19 de diciembre, eran considerados eurodiputados con carácter retroactivo desde el 2 de julio y que así sería anunciado formalmente en la apertura de la sesión plenaria del 13 de enero en Estrasburgo pese a la decisión de la Junta Electoral Central de negarle la condición. 

La decisión del Supremo de este jueves supone una nueva vuelta de tuerca que ha sembrado controversia en la institución. A la espera de la reacción oficial de la cámara, el goteo de valoraciones no se ha hecho esperar y oscila entre la satisfacción de la derecha y la incredulidad de la izquierda. “Gana la democracia, gana España y gana Europa. Se hace justicia. Junqueras no será eurodiputado y permanecerá en la cárcel. Los que dieron un golpe a la democracia no se irán de rositas”, ha valorado la portavoz del PP en la Eurocámara, Dolors Montserrat, que ha pedido al Parlamento Europeo que suspenda de forma inmediata a Junqueras como eurodiputado.

La misma satisfacción ha mostrado el portavoz de Ciudadanos, Luis Garicano, que ha avisado de que “el Parlamento Europeo no será un refugio de criminales” porque “inmunidad no es impunidad”. El líder de la formación naranja también ha aprovechado para recordar que en unos meses también “votaremos el suplicatorio del Tribunal Supremo para juzgar a Puigdemont y Comín” y que la justicia belga “ejecutará la euroorden”.

Por su parte, el representante de Vox, Jorge Buxadé, ha arremetido tras la decisión del Supremo contra el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, a quien ha acusado de actuar “con manifiesto desprecio a la soberanía electoral y judicial española” al dar por hecho que Junqueras “debía ser eurodiputado” y ha pedido el cese del secretario general de la Eurocámara, Klaus Welle, y el director general de la presidencia, Markus Wrinkler. “La soberanía de España no es negociable” y “Sassoli debe pedir perdón expresamente a las autoridades españolas y el resto de diputados nacionales”, ha reclamado.

Incredulidad entre los verdes

Frente a estos posicionamientos, la incredulidad y preocupación del grupo Verdes/Alianza Libre Europea que este pasado miércoles nombró al político catalán vicepresidente del grupo. Según el eurodiputad de Catalunya en Comú, Ernest Urtasun, la decisión supone “un grave error” y “si la sentencia sobre Junqueras fue dictada mientras disfrutaba de inmunidad, tal y como señaló el TJUE, el Supremo debería pedir el suplicatorio y dejar ejercer el mandato en libertad”, ha reivindicado. En la misma línea se ha pronunciado la presidenta del grupo, Ska Keller, en una reacción oficial en la que ha lamentado la decisión. "Como miembro electo del Parlamento Europeo, Oriol Junqueras debería poder sentarse en su escaño y representar a aquellos que votaron por él", ha considerado.

Mientras tanto, desde la Izquierda Europea el eurodiputado de EH Bildu, Pernando Barrena, ha calificado la decisión de “bofetada al TJUE”. Por su parte, la comunista eurodiputada checa Katerina Konecna se ha mostrado satisfecha por el nuevo gobierno de izquierdas en España pero ha advertido que ahora son necesarias dos cosas: la liberación de Junqueras, “no solo por la ley europea sino porque es lo correcto”, y que España se siente a hablar.