01 dic 2020

Ir a contenido

Planes para la legislatura

Los socialistas retendrán el área de memoria histórica en el Gobierno de coalición

El PSOE retomará la reforma de las leyes de Memoria y de Fundaciones para ilegalizar la Fundación Francisco Franco y resignificar Cuelgamuros

Pedro Sánchez mostró interés en hacer un viaje oficial y simbólico y de homenaje al campo de concentración de Mauthausen el próximo 5 de mayo

Juan José Fernández Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al concluir el debate de investidura en el Congreso el pasado 7 de enero.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al concluir el debate de investidura en el Congreso el pasado 7 de enero. / EDUARDO PARRA (EUROPA PRESS)

El reparto de áreas entre el PSOE y Podemos en el nuevo gobierno de coalición ya está cerrado. Los ministros socialistas, a diferencia de los morados, no se conocerán hasta la semana que viene, pero la división de tareas entre los dos socios ya está delimitada. El apartado de memoria histórica, uno de los más jugosos por el capital político que trae consigo, seguirá recayendo en el PSOE, según fuentes de la Moncloa, que ya tiene abocetadas las primeras acciones en esta materia.

Tras la exhumación de Franco el pasado octubre, los socialistas quieren que las políticas de memoria sean uno de los ejes de la legislatura, abordando la reforma de la ley, la resignificación del Valle de los Caídos, un nuevo impulso a las exhumaciones y la ilegalización de la Fundación Francisco Franco.

Fuentes socialistas indican que, durante las conversaciones con Podemos, la memoria fue un área reiteradamente reclamada por sus socios, y en vano, al contrario que en pasadas negociaciones de coalición. Tanto en Andalucía, con IU, como en la Comunidad Valenciana, con Compromís, el PSOE cedió.

El plan del Gobierno, explican las mismas fuentes, beberá de lo meditado por el Grupo Federal de Memoria del PSOE -lo constituyeron en junio de 2015 los dirigentes Micaela Navarro y Antonio Pradas, pero creció en 2017, con la llegada de José Luis Ábalos a la Secretaría de Organización- en reuniones celebradas  a lo largo de 2019, con una final en octubre para intervenir en el programa electoral del 10N.

Reforma legal

El nuevo ejecutivo retomará las enmiendas del PSOE para reformar la Ley de Memoria Histórica, que en julio pasado quedaron en vía muerta en el Congreso. Aquellas enmiendas tuvieron una clara inspiración andaluza -la ley de memoria de aquella comunidad es más avanzada que la estatal-, recogieron experiencias del entonces director general de Memoria, el andaluz Fernando Martínez. La reforma "es previa y necesaria para llevar a cabo las demás medidas", indican las mismas fuentes.

Aluden, por ejemplo, a obstáculos legales actuales para ilegalizar la Fundación Franco. A partir de un renovado artículo 15 de la Ley de Memoria, el que trata la exaltación de la Guerra Civil y la Dictadura, se podrá llevar al Congreso "una actualización de la Ley de Fundaciones y Asociaciones, para eliminar las fundaciones que hagan esa exaltación y, sobre todo, impedir que vuelvan a constituirse", asevera el abogado Eduardo Ranz, asesor del Ministerio de Justicia en el área de memoria durante la pasada legislatura.

La reforma de la Ley de Memoria, aseguran otras fuentes socialistas, pasaría además por dotarla de un cuerpo sancionador que le dé capacidad coercitiva, sobre todo, ante ayuntamientos y funcionarios locales que entorpezcan su aplicación -según la experiencia recogida por el Grupo Federal-, hacer expresa la nulidad de sentencias franquistas  y –esta última medida no llegará sin polémica- introducir la memoria en los currículos escolares.

Cuelgamuros y otras fosas

Las fuentes consultadas no aclaran si la actual Dirección General de Memoria elevará su rango a Secretaría de Estado, pero no dudan cuál será la primera medida en el proceso de resignificación del Valle de los Caídos: sacar a los frailes benedictinos que lo cusodian de su patronato e incluso del propio lugar. La otra medida clave será el traslado de los restos de José Antonio Primo de Rivera a un lugar de no preeminencia en aquel cementerio.

Para más adelante en la legislatura se prevé un abordaje de la ley de secretos oficiales para acomodarla a la nueva ley de memoria, pero antes un decreto para fijar el 31 de octubre como día de las víctimas del franquismo, y el 8 de mayor para recordar el exiliio. Y también un impulso, con presupuesto específico, del Plan de Exhumaciones en fosas comunes que dejó la anterior dirección general, mientras la Abogacía del Estado retoma el pleito contra la familia Franco en torno al Pazo de Meirás.

En la importancia que tendrá el área de memoria para el nuevo gobierno se enmarca un viaje al exterior del presidente, de momento solo propuesto, pero en el que mostró gran interés Pedro Sánchez en abril del 19: una visita a Mauthausen el 5 de mayo como ya hiciera la ministra Dolores Delgado, con homenaje incluido en la ‘Escalera de los españoles’. También mostró su interés por ese viaje el actual ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, muy vinculado a las iniciativas socialistas de memoria histórica.