22 feb 2020

Ir a contenido

El independentismo reivindica a sus presos en el día clave de la investidura

Montse Bassa, hermana de la 'exconsellera' , afirma que le "importa un comino" la gobernabilidad

Borràs afirma que Forcadell sigue en la cárcel "por defender la libertad de expresión"

Xabi Barrena

Bassa: Me importa un comino la gobernabilidad de España / DAVID CASTRO VIDEO EUROPA PRESS

Como entre el sábado y el domingo quedó ya todo dicho, y además, el formato de la previa a la segunda votación ayuda, el independentismo empleó su tiempo de debate en reivindicar la figura de los exaltos cargos del Govern y del Parlament hoy encarcelados. Su máximo exponente fue Montse Bassa, la diputada de ERC, hermana de Dolors, la ‘exconsellera’ de Treball, que tomó la palabra en sustitución de Gabriel Rufián. [Sigue las últimas noticias de la investidura de Pedro Sánchez en directo.]

Tras empezar en un tono muy emotivo, por venir de unos días como los navideños, Bassa fue elevando el tono para acabar afirmando que, a título personal, le "importaba un comino la gobernabilidad de España", pero que a pesar de eso, se iba a abstener porque ella, su hermana y el partido de ambas, ERC, apuestan por el diálogo.

"No solo los jueces, también ustedes [por los miembros del Congreso] son verdugos que causan dolor, rabia e impotencia a las familias de los presos políticos", aseveró antes Bassa, provocando el rumor de la bancada de las derechas cada vez que mentaba la expresión 'presos políticos'. "Ustedes han alentado el falso relato de la violencia en Catalunya"

"Ustedes prefieren golpear a los votantes que se acercaban pacíficamente a los colegios que reconocer un derecho democrático", prosiguió antes de preguntarse sobre "en qué lado está el PSOE". Según Bassa, los socialistas ha sido "cómplice" de todo lo anterior.

"Doble rasero con Forcadell"

Por orden cronológico fue Laura Borràs la primera en recordar a los encarcelados. Al hilo de las reiteradas peticiones de respeto a la libertad de expresión que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, lanzó a la bancada de las derechas, cuando protestaban por las palabras de la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, la portavoz de JxCat aseveró que el PSOE aplicaba “un doble rasero”. Y concretó ese agravio en la figura “ de la presidenta del PArlament, carme Forcadell, hoy encarcelada por defender esa libertad de expresión”.

Borràs anunció que su fuerza se mantenía en el ‘no’ y lo justificó en la poca confianza que le inspira Pedro Sánchez. “Como buen marxista, del otro [Groucho Marx] usted tiene unos principios y si no le son útiles, tiene otros”, afirmó para sentenciar que “esos cambios de timón hacen imposible saber qué piensa Sánchez del principal problema político que tiene encima de la mesa”.

Borràs también aludió a Oriol Junqueras y a los residentes en Bélgica Carles Puigdemont y Toni Comin, eurodiputados con todos los ‘placets’ europeos y, en el caso del presidente republicano, aun preso. La portavoz de JxCat sentenció: “España, que se dice tan democrática y tan garantista, no cumple ni con Catalunya, ni con Europa”.

La CUP se opone a la ultraderecha

La CUP, vía Mireia Vehí, por su parte, dedicó su intervención a buscar el cuerpo a cuerpo con la ultraderecha."Nuestro independentismo es sobre todo antifascista", clamó, ante unas bancada de Vox que aun volvía a sus asientos, tras haberse ausentado para no tener que escuchar al portavoz de EH Bildu, Oskar Matute.

Vehí se reiteró en el 'no' de su fuerza a Sánchez, lo que , como reconoció la diputada anticapitalista, ubica a la CUP en el mismo bando que, precisamente, las tres derechas, pero "por razones diametralmente opuestas", explicó. "La derecha tiene un problema con la democracia, y por eso se hace más evidente que se precisa la amnistía y el reconocimiento del derecho a la autodeterminación"