05 jun 2020

Ir a contenido

debate en el Congreso

Montaña rusa, última vuelta

La vertiginosa votación final de investidura abre un nuevo ciclo atravesado por el conflicto catalán y la deriva ultra

Sánchez confía en repetir los apoyos de su reelección para aprobar Presupuestos en primavera y blindar el Gobierno

Iolanda Mármol

Miguel Iceta y José Luis Ábalos en el Congreso de los Diputados, hoy

Miguel Iceta y José Luis Ábalos en el Congreso de los Diputados, hoy / DAVID CASTRO

Dijo Pedro Sánchez en su discurso de investidura que trabaja mejor bajo presión, que le gustan los retos, que disfruta del vértigo. Este martes la montaña rusa a la que subió la política española en 2015 dará su última vuelta de infarto y, salvo accidentes en una votación ajustadísima, desembocará en un gobierno que abre la puerta a un nuevo ciclo, atravesado por el desafío de dar salida al conflicto catalán y materializar una agenda socialPSOE Podemos han asumido que la coalición no puede fallar. Es la primera de ámbito estatal, constituye un símbolo, y han decidido blindarla para que dure lo máximo posible, con dos candados. El primero es es atar lo antes posible los apoyos para los Presupuestos. Confían en aprobarlos en primavera con los mismos apoyos de la reelección. El segundo es un compromiso de colaboración estrecha que soterre cualquier tensión entre ambos partidos para evitar que la oposición aproveche desencuentros que envenenen la coalición.

La derecha radicalizada aporta pros y contras al tándem Pedro Sánchez-Pablo Iglesias. En el lado positivo, el Gobierno logra tener un sello propio, una identidad de izquierdas definida por contraposición a sus adversarios. Una suerte de ‘progresismo o barbarie’, y que los ciudadanos decidan en qué lado del tablero se sitúan. Saben que el talón de Aquiles al que apuntarán PP, Vox y Cs será el pacto con independentistas, amén del respeto que sigue dando a socialistas y morados el gen loco de ERC’.

En la parte negativa, que Pablo Casado haya abandonado la moderación para asumir las tesis de Santiago Abascal en la “coalición del apocalipsis” dificultará al nuevo Ejecutivo la consecución de los proyectos más ambiciosos, puesto que las grandes reformas pendientes requieren de una mayoría en el Congreso harto más amplia que la de la investidura. Sentar al PP a negociar en este clima de polarización va a ser terriblemente complicado y va a depender en buena medida de si el líder conservador se encierra en una posición ultramontana o decide hacer otro viaje a la moderación para reivindicarse como hombre de Estado.

Esa era la esperanza que durante meses se albergó en la Moncloa, el entendimiento entre Sánchez y Casado, no para gobernar juntos, sino para lograr una abstención del PP en la investidura y después pactar grandes asuntos pendientes. El planteamiento se fue al traste el 10-N cuando Sánchez no superó el resultado de las generales de abril y Casado descubrió que Vox le devoraba por la derecha. 

Dormir en Madrid

Este martes cada voto es imprescindible. Los socialistas han dormido en Madrid para que nadie pierda un vuelo que impida estar en el Congreso a las 12:45h. Estará también la diputada de los 'comuns', Aina Vidal, que ha explicado que se ausentó de la votación el domingo porque padece cáncer. Las amenazas que han recibido algunos dirigentes para que dejen de apoyar la invstidura han disparado los nervios. En este contexto, el diputado Jon Iñarritu (Bildu) propuso este lunes un plan antitransfuguismo que evite un eventual "sabotaje" de la derecha. 

Sánchez e Iglesias mantienen la respiración, pero son optimistas. Creen que lo peor ha pasado, tienen preparada la formación del Gobierno -habrá sorpresas- para reunir al primer Consejo de Ministros el viernes, y miran ya a los Presupuestos. No por impaciencia, sino porque son la verdadera clave para que la legislatura dure por lo menos dos años. Confían en que  los grupos que apoyan la investidura repitan ese respaldo. Con varios de estos partidos han hablado ya de las cuentas públicas y diversos dirigentes expresaron en el debate del fin de semana su disposición a llegar a acuerdos, aunque fuentes gubernamentales aseguran que no hay nada cerrado.

El PNV e incluso Ana Oramas, que votará ‘no’ a pesar de que Coalición Canaria decidió abstenerse, mostró a Sánchez su voluntad de llegar a un entendimiento para los Presupuestos. ERC asegura que no los ha negociado en el pacto con el PSOE, pero se hace difícil pensar que los republicanos vayan a torpedearlos ahora -como sí hicieron en febrero del 2019- después de haber llegado al costoso acuerdo de investidura con Sánchez. La voluntad de que la legislatura dure es clara en las filas del partido independentista, puesto que han acodado constituir una comisión parlamentaria con los socialistas para trabajar en las políticas más sociales del Gobierno: derogación de la ‘ley mordaza’, derogación parcial de la reforma laboral del PP, y ley de eutanasia, entre otras.

Surfear en el Congreso

En realidad, las grandes reformas pendientes se han ido acumulado en los cinco años de contingencia que ha vivido la política española, y con una mayoría tan ajustada, el Gobierno sufrirá para aprobarlas. En algunas necesitará al PP. En otras, especialmente de carácter económico y fiscal, el componente ideológico impedirá repetir la suma de la investidura: donde ERCBilduCompromís Más País pueden estar de acuerdo, el PNV no.

Surfear en el Parlamento más fragmentado de la historia va a ser otra aventura para Sánchez e Iglesias, que han sellado su idilio tras cinco años de enfrentamiento por la hegemonía de la izquierda. Cinco años en los que han dejado espacio para el surgimiento de una ultraderecha que ha dinamitado en un tiempo récord consensos progresistas conquistados, como la lucha contra la violencia de género,  y ha situado la batalla cultural en una regresión a posiciones previas al 15-M.