20 feb 2020

Ir a contenido

Pascua Militar

El Rey subraya el "compromiso" de los ejércitos "con España y nuestra Constitución"

Felipe VI agradece a la Guardia Civil "su lealtad y compromiso con el Estado de Derecho" y presenta a las Fuerzas Armadas como "ejemplo" para "el prestigio de España"

Tras la bronca en el Congreso, último acto de Pedro Sánchez como presidente en funciones. La ministra Robles habla de "una España abierta a la diversidad" que es "de todos, sin exclusiones"

Juan José Fernández

El Rey reafirma el compromiso de los militares con la Constitución durante la celebración de la Pascua Militar. / POOL EFE / VÍDEO: EFE

Felipe VI ha subrayado en su discurso de la Pascua Militar el "compromiso" de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil "con España y con nuestra Constitución", además de con "el interés general" del país. 

En su alocución, pronunciada esta mañana en el palacio Real de Madrid, el Rey ha vuelto a referirse a la Carta Magna al concluir, pidiendo a los presentes que gritaran un 'Viva España' "unidos en el espíritu de servicio y compromiso permanente con nuestra patria y apoyados en los valores constitucionales y en los valores morales y cívicos que emanan de nuestras Reales Ordenanzas".

Felipe VI se ha referido también a los principios democráticos en otros dos capítulos de su felicitación. El primero, cuando ha dedicado un momento específico de su discurso a la Guardia Civil, recordando la celebración del 175 aniversario del Cuerpo en el año recien concluido. El Rey ha destacado "su lealtad y compromiso con el Estado de Derecho" y que los guardias "han sido y son un pilar fundamental en el desarrollo de nuestro país". 

El segundo, al reivindicar la vigencia de la OTAN, que cumple 70 años en tiempos de crisis para la entidad. El Rey ha recordado que con los socios de la alianza atlántica "compartimos una sólida base de valores democráticos y de respeto a los derechos humanos".

"España abierta a la diversidad"

Felipe VI ha presidido este lunes la celebración de la Pascua Militar en un acto en el que, además de la reina Letizia, acompañaban al Rey tres representantes de un gobierno en funciones: los ministros del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de Defensa, Margarita Robles, además del presidente Pedro Sánchez, este a 24 horas de ser investido para el cargo.

Esta Pascua Militar ha sido la primera ocasión que el Rey y Pedro Sánchez han tenido de verse en pleno proceso de investidura. A la puerta del palacio cambiaron unas breves palabras. Dentro, ha intervenido en el Salón del Trono la ministra Robles , la única integrante del Gobierno que toma la palabra. Por eso ha tenido relevancia que comenzara verbalizando "un sentimiento de aprecio y respeto profundo" al jefe del Estado.

Después se ha referido con énfasis a "nuestros valores Constitucionales, que son patrimonio de todos y de los que tan orgullosos nos sentimos". La Constitución y la Guardia Civil, dos de los asuntos que han atronado en las recientes intervenciones parlamentarias en el Congreso durante el debate de investidura, han abierto el discurso de Pascua Militar de Robles.

La ministra ha subrayado un reconocimiento a la Benemérita -cuyas competencias de Tráfico serán cedidas en Navarra-, asegurando que "sabe que los españoles la admiramos y respetamos, y nos sentimos profundamente unidos a la misma".

La titular de Defensa ha incluido además un guiño territorial y al entendimiento: "España, nuestra España, abierta y grande en su diversidad", una España "incluyente que exige el esfuerzo y la colaboración constructiva de todos, porque de todos, sin exclusiones, es".

Margarita Robles ha recordado la necesidad de entender la política de Defensa como "política de Estado, de la que nadie debe ni puede quedar excluído, procurando por ello alejarla de disputas partidistas, buscando el consenso y la suma como herramientas más eficaces".

El inspector general del Ejército en Catalunya, Fernando Aznar Ladrón de Guevara, alude a los Mossos en su discurso en la Pascua Militar. / VÍDEO: MIQUEL CODOLAR / ACN

Setenta y dos horas después del ataque mortal norteamericano al general iraní Qasem Soleimani, se ha referido la ministra al trabajo de los militares españoles en el exterior "siempre amparados en la legalidad internacional".

Y ha valorado el papel de España en "impulsar la agenda Mujer, Paz y Seguridad de Naciones Unidas, ayudando a que las mujeres en zona de conflicto se constituyan en auténticos agentes de paz", porque "sin la mujer no será posible conseguir una paz firme y duradera". 

A un día de la investidura

El acto castrense ha comenzado a las 12 de la mañana, la misma hora en que, para este martes, fijó la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el inicio de la tercera sesión del debate de investidura, en la que se prevé que Sánchez renueve su mandato por mayoría simple.

El momento central de la ceremonia ha sido, como cada año, el discurso del monarca. Pero este año ese discurso no se pronunciaba en una atmósfera política en calma en España, sino en plena resaca de dos jornadas de gran acritud en el Congreso. 

De hecho, las alusiones al Rey que la diputada de EH Bildu Mertxe Aizpurua hizo durante su intervención en el debate de investidura el pasado sábado fueron motivo de agrios reproches de los parlamentarios de la derecha a Sánchez y a Batet por no salirle al paso. La parlamentaria abertzale tildó de autoritario a Felipe VI por el discurso que pronunció tras el referéndum ilegal del 1-O, y sostuvo que la democracia española nacida del pacto constitucional del 78 vive "una grave crisis de régimen".

Había otro elemento de tensión que sobrevolaba el acto de este lunes. El acuerdo de los socialistas con Esquerra Republicana de Catalunya para obtener la abstención de estos en la investidura inquieta en una parte del estamento castrense. Pero esta Pascua Militar se ha celebrado con completa tranquilidad 19 días después de que el general retirado Fulgencio Coll, en la actualidad concejal de Vox en Palma de Mallorca, afirmara en un artículo periodístico que "Pedro Sánchez es un problema para la seguridad nacional".

Parada militar

La ceremonia se ha iniciado con una parada militar en la Plaza de la Armería, que se abre entre el Palacio Real y la catedral de La Almudena, en un mediodía de luminosidad solo atenuada por la nube de polución que se ha enseñoreado del centro de Madrid. Tras cambiar unas breves palabras con Sánchez, el monarca ha pasado revista a una compañía de la Guardia Real, vestido para la ocasión con el uniforme azul de Capitán General del Ejército del Aire, el que por turno le correspondía.

Felipe VI ha presentado a los militares españoles como "un ejemplo de dignidad y grandeza para la imagen y el prestigio de España".

El jefe del Estado ha aprovechado su felicitación a los militares de los tres ejércitos y la Guardia Civil para recordar su experiencia en una visita a Irak, hace poco menos de un año, donde pudo "conocer la experiencia de nuestros compañeros desplegados en Bagdad y Besmayah", ha contado.

Para los militares implicados en misiones en el exterior -"cerca de 3.000 desplegados en cuatro continentes cumpliendo 16 misiones bajo bandera de la UE, en el marco de los comprosiso con la OTAN o contribuyendo eficazmente a los esfuerzos de Naciones Unidas"- ha tenido palabras de afecto: "En estos días estamos pensando mucho en ellos".

Felipe VI se ha referido a muy modernos campos de batalla al augurar que será necesrio "un gran esfuerzo, que nos espera y que nos pone a prueba" para "ser capaces de operar en otros nuevos ámbitos, como el ultraterrestre y el ciberespacio".

En el Salón del Trono, entre el público militar y civil que le escuchaba, estaba el director general de la Guardia Civil, Félix Azón, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Fernando Alejandre, y los generales jefes de los ejércitos de Tierra (Francisco Javier Varela) y Aire (Javier Salto), así como el almirante jefe de la Armada, Teodoro López.

La celebración de la Pascua Militar fue ordenada por el rey Carlos III tras recuperar España la ciudad de Mahón (Menorca) de manos de los ingleses, el 6 de enero de 1782. El monarca pidió que cada seis de enero se transmita la felicitación real a los mandos militares y sus tropas en todas las guarniciones del país.