23 feb 2020

Ir a contenido

CONTRA SÁNCHEZ

15.000 personas se manifiestan en Madrid al grito de "España unida, jamás será vencida"

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeyda, y la vicealcaldesa Begoña Villacís se sumaron a la protesta "espontánea y auténtica"

Un joven ingeniero promovió la manifestación, que rechaza "el blanqueo de los condenados por la Justicia" y califica a Sánchez de "traidor"

Luis Rendueles

Manifestación contra la investidura de Pedro Sánchez, celebrada en Madrid.

Manifestación contra la investidura de Pedro Sánchez, celebrada en Madrid. / Europa Press

Unas quince mil personas, según la Delegación de Gobierno de Madrid, participaron en la manifestación por la unidad de España, que acabó siendo un clamor contra la investidura del candidato a presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. La convocatoria partió de un joven madrileño, Iñigo Fernández de Araoz, y a ella se sumaron el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeyda, del PP, y la vicealcaldesa Begoña Villacís, de Ciudadanos. No hubo caras conocidas de Vox, que ha convocado movilizaciones para el próximo 12 de enero.

El alcalde de Madrid publicó un tuit después de participar en la protesta: "El grito de los españoles es un clamor. No al pacto de Pedro Sánchez con delincuentes que quieren romper España". Por su parte, Begoña Villacís calificó la movilización de "espontánea" y "auténtica".

Por su parte, el promotor de la marcha se mostraba sorprendido del éxito, mientras una mujer madura le abrazaba y alababa su inteligencia: "Es ingeniero", le presentaba con orgullo. Fernández de Araoz explicó a EL PERIÓDICO que "aun no es tarde para que algún diputado del PSOE vote que no a la investidura". Una mujer con una pancarta animiaba a los "socialistas españoles" a desobedecer a su líder. Pocos metros detrás de él, una señora con un buen abrigo escandalizaba a sus amigas al preguntar: "¿aquí no hay contenedores para quemar?"

Gritos contra La Sexta

Hubo algunas proclamas contra los medios de comunicación y los reporteros de la Sexta sufrieron algunos insultos y gritos de "Fuera, fuera". Un hombre se acerca y pregunta "¿por qué no habláis de Bolivia?" Una mujer defiende entonces a los periodistas porque "están haciendo su trabajo" y "tendrán contratos en prácticas".

La protesta transcurrió entre gritos de "Sánchez, traidor" y "España no se vende". En ocasiones, los manifestantes canturreaban el himno nacional. Los más radicales animaban a trasladarse "Al Congreso", lo que hicieron varias decenas de ellos tras acabar la manifestación, a pesar del mensaje en contra de los organizadores. En el manifiesto leído en la plaza de Colón, convertido en escenario habitual de las movilizaciones de la derecha en Madrid, se defendió "la Constitución" y se rechazó "blanquear a los condenados por la Justicia".