21 oct 2020

Ir a contenido

HACIA LA INVESTIDURA DE SÁNCHEZ

Patinazo de Arrimadas con los barones del PSOE

Varios dirigentes socialistas se burlan de la política de Cs por pedirles que frenen a Sánchez

El PP avisa de que recurrirá contra cualquier referéndum de independencia

Pilar Santos

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. / EUROPA PRESS

Inés Arrimadas patinó de manera estrepitosa este jueves con los barones del PSOE y obtuvo justo el efecto contrario del que buscaba. La portavoz de Ciudadanos en el Congreso convocó una rueda de prensa en la que anunció que se disponía a telefonear a los dirigentes territoriales del partido de Pedro Sánchez para pedirles que le frenen y eviten que saque adelante su investidura gracias a la abstención de ERC. El efecto bumerán tardó poco en llegar. Muchos de ellos al conocer la noticia le respondieron en Twitter para recordarle que Ciudadanos tiene en su mano lograr que el Ejecutivo no dependa de los independentistas catalanes: los 10 diputados naranjas solo deben votar ‘sí’.  

“Arrimadas lo tiene muy fácil . En vez de llamar tanto que vote a favor de la investidura de Pedro Sánchez y asunto resuelto”, le escribió el presidente de Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara. La expresidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, antaño rival activo de Sánchez y muy beligerante contra los soberanistas catalanes, recomendó “menos llamadas telefónicas” y que apoye a Sánchez para “dejar de bloquear el Gobierno que España necesita”.  "No se precisan llamadas de última hora. Basta con que Cs vote a favor. De haberlo hecho antes, no hubiésemos tenido nuevas elecciones", le reprochó el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, en referencia a que, tras las elecciones de abril, los diputados del PSOE (123) y los de Ciudadanos (57) habrían podido gobernar con mayoría absoluta.

Según un comunicado que Ciudadanos hizo público por la noche, Arrimadas solo telefoneó a Fernández Vara, a Emiliano García Page, presidente de la Junta de Castilla y León, y a Javier Lambán, presidente de Aragón. El primero se negó a hablar con ella, según la versión de los naranjas. A los otros dos les trasladó “la necesidad de hacer recapacitar” a Sánchez para “impedir un Gobierno con populistas” y apoyado en PNV y ERC. Ni Page ni Lambán despreciaron la iniciativa de Arrimadas en las redes sociales, al contrario que hicieron algunos de sus compañeros. 

"Todo lo que tenía que decir sobre los pactos ya lo he dicho. No voy a añadir más ruido al ya existente", declaró el presidente aragonés, una de las voces críticas en el PSOE con el acuerdo con ERC, partido al que llegó a calificar de "indeseable" para lo gobernabilidad de España. También hace unos días Page llegó a decir que no esperaba que le tuvieran que regalar vaselina para Reyes, en referencia al pacto con ERC.  

En su ronda, Arrimadas también habló con los dirigentes regionalistas de Coalición Canaria, Teruel Existe y el Partido Regionalista de Cantabria cuya abstención o voto afirmativo está pidiéndoles el PSOE. "No pueden apoyar ese Gobierno que va a ser malo para los ciudadanos para los que gobiernen y para el conjunto de los españoles", había lamentado por la mañana, en su intervención ante la prensa.

La diputada recordó que hace poco más de cuatro años, en diciembre del 2015, los barones lograron vetar que Sánchez iniciara contactos con Podemos, porque rechazaban que el partido de Pablo Iglesias aceptara la posibilidad de realizar una consulta sobre la independencia de Catalunya. Ahora, esa consulta se ha pactado con ERC, con una fórmula ambigua con el objetivo de que cada parte la pueda vendar a los suyos. El acuerdo entre republicanos y socialistas recoge que ambos se han comprometido a someter cualquier pacto que alcance entre los gobiernos a validación de los catalanes, con los “mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político”.

Sobre este asunto, y horas antes de conocer la letra pequeña del pacto, el PP ya avisó de que no permitirá que se toque "ni una coma" de la Constitución. Cualquier modificación de la Carta Magna requiere del apoyo de 210 diputados, por lo que el concurso de los populares sería necesario para hacerlo. El secretario general de los populares, Teodoro García Egea, avisó por la mañana desde Murcia que su partido parará en los tribunales "con todos los medios a su alcance" cualquier intento de referéndum de independencia.