24 feb 2020

Ir a contenido

TRÁFICO

2019 acaba con mínimo histórico de víctimas en carretera: 1.098 muertos

El número de motoristas fallecidos rompe la tendencia general y sube un 22%, con 274 fallecidos

La caída de la siniestralidad, del 7,6%, se atribuye sobre todo a la reducción de la velocidad máxima en las carreteras convencionales

Manuel Vilaseró

2019 acaba con 1.098 muertos en carretera, la cifra más baja de la historia.  En la foto, un accidente provocado por un ’kamikaze’ en la A-7 a la altura de la localidad alicantina de Tibi.  / MANUEL LORENZO / EFE / VÍDEO: EFE

Tras años de estancamiento, las muertes en carretera han vuelto a caer hasta marcar un nuevo registro histórico. El 2019 ha finalizado con 1.098 fallecidos, el mínimo de víctimas mortales desde que hay registros. La clave ha sido, según el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, la reducción de la velocidad máxima a 90 kilómetros por hora en la carreteras convencionales que entró en vigor el pasado febrero.

Los 1.098 fallecidos son 90 menos que el año anterior decir, un 7,6% menos. Hasta ahora el récord lo ostentaba el año 2015, con 1.131 fallecidos, pero los años siguientes la cifra volvió a ascender. El año pasado, con 50 millones de desplazamientos más que en 2015 y tres millones más de vehículos más, se han contabilizado 33 muertes menos.

Con el regreso de Pere Navarro al frente de la Dirección General de Tráfico (DGT) y las primeras medidas tomadas por el Gobierno nacido de la moción censura, la situación de estancamiento empezó a cambiar en el último trimestre del 2018 y  se ha consolidado en el 2019.

Ni un muerto en autocar

El año pasado se produjeron dos hechos históricos más:  por vez primera no se registró ni una solo muerte por accidente de autocar y en 37 días no hubo ni un solo fallecido. Algo que hace años era excepcional ahora ya no es noticia. La media de fallecidos ha sido de 3 al día cuando a finales de los años 80 del pasado siglo se quintuplicaba esa cifra.

La influencia de la reducción de  la velocidad máxima en las vías convencionales en la caída de la mortalidad viene avalada por un dato rotundo. En las carreteras donde esa velocidad bajó de 100 a 90 km/h la caída de muertes ha sido del 9,5%, dos puntos por encima de la media.

Para Ramon Ledesma, asesor de PONS Seguridad Vial, que llevaba años reclamando la bajada de velocidad en las vías convencionales, el récord histórico se ha debido a que “se han tomado las primeras decisiones en 6 años”. “El problema principal se centraba en el escenario de la carretera convencional, donde tenía lugar el 80% de los fallecidos”, ha recordado.

Las muertes de motoristas

El balance anual también arroja algunas sombras. Por un lado, los últimos meses vuleven a marcar un estacamiento que fuentes de la DGT atribuyen a la imposibilidad de tomar nuevas medidas ya anunciadas debido a la ausencia de un Gobierno en plenitud de facultades. Ledesma recuerda que las dos más importantes eran aumentar la detracción de puntos por el uso del móvil y la reducción de la veclocidad máxima de 30 km/h en las calles de un solo carril por sentido. Si Pedro Sánchez no logra formar el nuevo Ejecutivo pronto, las cifras del 2020 podrían  ser negativas.

El lado más negativo del balance es el de los motoristas. El número de fallecidos en este colectivo ha sido de 274, un 22% más que el año pasado. Grande-Marlaska ha anunciado un plan de actuación que abordará los 100 puntos de alta siniestralidad para los vehículos de las dos ruedas y pormocionará el uso de airbags.