14 ago 2020

Ir a contenido

CONGRESO DE LOS SOCIALISTAS CATALANES

Calvo e Iceta defienden el diálogo tras los ataques de Page y Lambán

"¿A quién le extraña que dialoguemos? Se lo tiene que hacer mirar", sentencia la vicepresidenta

El líder del PSC ha sido reelegido por unanimidad primer secretario del partido

Roger Pascual

La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en el congreso de los socialistas catalanes.

La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en el congreso de los socialistas catalanes. / EUROPA PRESS

A golpe de bailes Miquel Iceta logró que el PSC no se hundiera en la campaña de las catalanas en el 2015. Este sábado ha vuelto a danzar tras ser ratificado por unanimidad primer secretario de los socialistas catalanes. Lo ha hecho al ritmo de 'Got to be real', una canción que suena en un capítulo de 'Sexo en Nueva York' con el que ha querido hacer una metáfora sobre lo vivido en el partido desde que tomó el mando. Asumió en el 2014 la dirección de un partido partido por el derecho a decidir, que algunos creían que estaba deshauciado y que sería devorado por los 'comuns' de Ada Colau, pero ha resurgido electoralmente y ahora aspira a ser la alternativa de gobierno en Catalunya haciendo bandera del diálogo. Carmen Calvo e Iceta han levantado bien alto este emblema ante los ataques de los presidentes de Aragón y Castilla-la Mancha, Javier Lambán y Emiliano García Page.

"Cuando las personas tropiezan y se caen vuelven a levantarse", ha sentenciado después de evocar ese episodio en el que una de las protagonistas se cae durante un desfile de moda. En el desfile de personalidades de este sábado en el Palau de Congressos destacaba con luz propia la vicepresidenta del gobierno español. Había mucho interés en escuchar a Carmen Calvo en el congreso del PSC. Sobre todo después del rifirrafe del viernes entre Iceta con Lambán y Page. Un enfrentamiento que evocó el conflicto abierto en el PSOE por la investidura de Mariano Rajoy y que contrasta con la cohesión interna que vive el PSC. Después de que el líder catalán les afeara en TVE públicamente las críticas a la negociación con ERC, estos se revolvieran, llegando el aragonés a acusarle de "supremacismo". 

Meritxell Batet había hecho una referencia indirecta en la apertura del congreso el viernes, al evocar la célebre frase de Giulio Andreotti que en la vida hay "amigos íntimos, amigos, conocidos, adversarios, enemigos, enemigos mortales y… compañeros de partido". Pero a Calvo se la ha entendido con mucha más claridad. "¿A quién le extraña que dialoguemos? Se lo tiene que hacer mirar", ha clamado la vicepresidenta, defendiendo la apuesta del PSC por el diálogo. "No esperamos menos en el resto de España ni el resto de los socialistas españoles, en el PSOE". Tanto ella como Iceta han reclamado el diálogo y la negociación para encontrar soluciones "razonables" al conflicto catalán, dentro del marco de la legalidad, y que el líder del PSC ha contrapuesto a las "soluciones mágicas" del independentismo. "No queremos la independencia, sino más y mejor Catalunya", ha aclarado, insistiendo en la receta que desplegó en la jornada inaugural. 

"Querer y defender Catalunya no implica estar contra España ni al revés tampoco, pero algunos pretenden una burbuja que no es real. La gente quiere a Catalunya como es, con su lengua y sus costumbres y su autonomía fuerte", ha señalado Calvo.

La lengua ha sido el tema estrella de la ponencia congresual. El punto que abría el melón de la inmersión lingüística que más enmiendas y controversia había generado. En aras de mantener el espíritu de consenso del cónclave socialista, el texto definitivo matiza que el catalán seguirá siendo vehicular y que solo se busca "flexibilizar" y modernizar el modelo de inmersión lingüística (concepto que no recogía el texto original) para adaptarlo a la realidad sociolingüística de cada centro. Y para renovar los consensos que, destacan, han sido rotos por los nacionalismos, tanto el catalán como el español, llamando a la no confrontación entre los que apuestan por el monolingüismo (como los partidarios del manifiesto koiné) y los que niegan el plurilingüismo.

Para dejarlo más claro, el domingo se votará una resolución de cuatro páginas sobre este punto, que se espera que pueda ser avalada con por unanimidad o por amplia mayoría (como se respaldaron este sábado los documentos de las cinco comisiones, con un solo voto en contra en total), para lanzar el mensaje de cohesión en el congreso. Una cita diseñada para ser la de la consolidación de Iceta y del PSC como la alternativa de gobierno para "el país enfrentado, sin rumbo y dividido que han dejado en herencia" las presidencias de Artur Mas, Carles Puigdemont y Quim Torra.