Ir a contenido

Clásico en el punto de mira de Tsunami

Los Mossos, "preparados" para repeler una invasión del césped "improbable"

El comisario jefe Eduard Sallent explica que el dispositivo contará con 3.000 efectivos y comenzará los controles de acceso por la mañana

En el operativo no participarán antidisturbios ni del Cuerpo Nacional de Policía ni de la Guardia Civil

Guillem Sànchez

Miquel Buch (foto) y el comisario Eduard Sallent explican el dispositivo de seguridad del Barça-Madrid. / ANDREU DALMAU / EFE / VÍDEO: MIQUEL CODOLAR / ACN

La acción de protesta que Tsunami Democràtic prepara para el Clásico, que F.C.Barcelona Real Madrid disputarán este miércoles 18 en el Camp Nou, ha disparado las elucubraciones. "El peor escenario", admite el comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, sería el de la invasión del terreno de juego por parte de los espectadores. Pero es una hipótesis poco "probable" tanto por las intenciones que ha comunicado Tsunami como por las informaciones que maneja la policía catalana.  

Pero por inverosímil que parezca esta acción, la policía catalana ha preparado el dispositivo de seguridad del partido teniéndola en cuenta y preparado para repelerla. Para ello, la seguridad privada del club contará con el apoyo de agentes de los Mossos que estáran dentro del estadio y que podrán entrar en el césped para sacar a los aficionados. Aquellos que invadieran el campo se enfrentarán a una multa económica, de hasta 6.000 euros, y a sanciones internas, los socios podrían perder su condición. Además de las informaciones que manejan los Mossos, este castigo también resulta altamente disuasorio para los socios.

El dispositivo para garantizar el Clásico está dirigido por los Mossos y Sallent no contempla que en él acaben participando agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. Sí lo harán de la Guardia Urbana de Barcelona, que actuarán para regular una movilidad muy complicada en los aledaños al estadio. La recomendación a los espectadores es que acudan con antelación y a pie o con el Metro.

Los Mossos activarán filtros en el exterior desde el mediodía para detectar objetos que pudieran lanzarse al terreno de juego o armas. Unidades especiales como subsuelo, TEDAX o la canina inspeccionarán el recinto y el exterior. Será un primer cordón de seguridad que complicará y ralentizará la afluencia al campo. El filtro más interior será ya dentro del estadio y ahí se revisará el contenido de pancartas. Si contienen mensajes contrarios a la ley del deporte, el club impedirá que puedan entrar. El mensaje 'Spain, sit and talk' no es contrario a la normativa.

Los Mossos recuerdan que el partido se celebrará bajo la amenaza yihadista, que sigue a un nivel de 4 sobre 5 desde hace cuatro años, y que la seguridad pasará sobre todo por proteger a los asistentes. La dificultad añadida este miércoles es la amenaza difusa de Tsunami y el operativo para sortearla se centrará en blindar el acceso principal de los jugadores del Barça y el Madrid, también de la comitiva arbitral, al estadio. El pasillo que conecta el hotel Sofía con el Camp Nou, por donde pasarán los jugadores en autobús, estará completamente protegido.

El 'conseller' de Interior, Miquel Buch, ha remarcado que fue un error anular la fecha inicial en que debía desarrollarse este partido, previsto para el sábado de la semana de graves disturbios inmediatamente posterior a la publicación de la sentencia contra los líderes del ‘procés’, y se ha mostrado convencido de que los Mossos se encargarán de que se dispute sin incidentes.  

Respuesta del Tsunami

Tras la comparecencia de los responsables de los Mossos, Tsunami Democràtic ha asegurado que no tiene intención de "bloquear" ni "suspender" el partido. En un comunicado en el que afirma que la "prensa de Madrid" se está "inventando titulares", Tsunami señala que quiere que este duelo de fútbol "lo vean todos" los aficionados posibles y que el partido "se siga en todo el mundo".

Tsunami, prosigue el texto, "está preparado para hacer visible en el campo y en las gradas la situación de excepcionalidad que sufre Catalunyaa".

Esta plataforma surgida para responder al fallo del Tribunal Supremo en el caso del "procés" asegura, asimismo, que "más de 25.000 personas" ya han confirmado que participarán en la movilización que preparan y que "se han organizado decenas de autobuses" para la ocasión.