01 oct 2020

Ir a contenido

AUDIENCIA NACIONAL

El juez Guevara a un yihadista: "41 años celebrando juicios, tomaduras de pelo ni una"

La defensa y la Fiscalía habían llegado a un acuerdo por el que el acusado reconocía los hechos y aceptaba prisión, pero se retractó a última hora

Finalmente el procesado ha dado por buena una condena de cuatro años y ocho meses de cárcel por los delitos de enaltecimiento y adoctrinamiento

Europa Press

Vista del juicio en la Audiencia Nacional contra dos presuntos yihadistas de origen marroquí.

Vista del juicio en la Audiencia Nacional contra dos presuntos yihadistas de origen marroquí. / Juan Carlos Hidalgo (EFE)

El presidente de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Alfonso Guevara, ha abroncado este miércoles a las partes implicadas en el juicio a un acusado de autoadoctrinamiento yihadista por no respetar el orden reglamentariamente establecido a la hora de celebrar el acto de enjuiciamiento: "41 años celebrando juicios, tomaduras de pelo ni una", ha espetado.

El acusado, Boubkar A.A., se sentaba en el banquillo por compartir y difundir a través de redes sociales contenido de marcado carácter yihadista y ensalzar a organizaciones terroristas como Al Qaeda y Estado Islámico y cuando se ha puesto ante el juez, al ser preguntado si reconocía los hechos que se le imputaban, se ha negado a hacerlo y ha pedido suspender el juicio, a lo que Guevara ha respondido con un "pues no".

En ese momento, su abogado ha tomado la palabra y ha explicado que había llegado a un pacto con la Fiscalía por la que el acusado reconocía determinados hechos y se conformaba con una pena concreta de prisión, pero parecía haber cambiado de opinión en el último momento, por lo que solicitaba la suspensión, ya que él había acudido a la sesión pensando en un acuerdo y no se había "preparado" el juicio.

Bronca del juez

El letrado ofrecía renunciar a la defensa y que el acusado nombrase nuevo abogado.
Ha sido entonces cuando Guevara les ha abroncado. "Estamos en el juicio y se celebra. Que hayan hecho los deberes o no, es cuestión de cada uno. Se señala el juicio oral para el día tal y hay que venir preparado para todo", ha dicho el juez, antes de dar la palabra al fiscal Emilio Miró. Cuando este iba a explicar los términos del acuerdo inicialmente propuesto, el acusado ha intervenido, ahora sí, para clamar por "un pacto de conformidad", terminando de indignar al juez.

"41 años dirigiendo juicios, ¡Tomaduras de pelo ni una! He dicho que si se conformaba con las penas primeramente solicitadas y dice que no. Que si había alguna cuestión previa y me dicen que no. Abro el juicio oral y de repente, que sí, que me conformo, que tengo una cuestión previa que plantear... O rompemos la Ley de Enjuiciamiento o como me la tuve que estudiar y sigo estudiándomela, la aplico. Las conversaciones de pasillo son de bar. No es un juicio oral. Esto es una tomadura de pelo y estamos consintiéndolo todos. Pero yo, me matarán, pero sigo aquí", ha afirmado.

Finalmente, ha tomado la palabra el fiscal, que ha rebajado a tres años la petición de condena a prisión por un delito de autoadoctrinamiento, con un año de libertad vigilada y 10 años de inhabilitación absoluta y de inhabilitación especial. Guevara se ha vuelto a dirigir al acusado, que esta vez ha aceptado reconocer el delito y conformarse con la pena instada por la Fiscalía.

Críticas al instructor

Sin embargo, antes de enunciar el visto para sentencia por conformidad, el presidente del Tribunal ha añadido una crítica al Juzgado de Instrucción que ha llevado su caso y que "tampoco ha hecho sus deberes" porque "informó a la Sala quince días antes de cumplir los dos años" el acusado en prisión provisional "teniéndolo ahí en el juzgado sin hacer nada". Ha acordado que se mantenga en la cárcel hasta que se dicte la sentencia.

Finalmente, el acusado ha aceptado este miércoles una condena de cuatro años y ocho meses de prisión por los delitos de enaltecimiento y adoctrinamiento de los postulados de la organización terrorista Estado Islámico (DAESH o ISIS), de la que era "activista informativo" desde una célula radicada en la ciudad autónoma de Ceuta.

Según el escrito de acusación, desde el año 2013 y hasta su detención, el acusado fue un miembro activo del aparato propagandístico del Estado Islámico, pues llevó a cabo labores de "divulgación, captación y adoctrinamiento yihadista" de la célula de Ceuta.

Su actividad se centró en la difusión de vídeos creados por él con postulados de la organización terrorista, así como la asistencia a reuniones con miembros de dicha célula que se desplazaron a Siria. Uno de sus compañeros era Younes Ahmed Mohamed, alias 'El Esponja', que habría muerto en territorio en conflicto con 19 años y que era cuñado del yihadista Mohamed Hamaduch, alias 'Kokito Castillejos', conocido por la extrema dureza de las imágenes que difundía en internet, donde llegó a posar con cinco cabezas cortadas.

Confesión a la Policía

El escrito también señala que el acusado, en modo de protesta, se acercó a los policías para decirles que se habían "equivocado" al detener a otro miembro de la célula, Ahmed Hossain Mohamed --condenado por la Audiencia Nacional a cuatro años y medio de prisión por un delito de adoctrinamiento terrorista y que realizaba labores de "taxista ilegal"-- porque "el terrorista" era él y pertenecía al Estado Islámico.

El fiscal destaca en su escrito que Ilias M.A. ha sido un "ferviente seguidor de la corriente yihadista" y que, cuando detuvieron a sus compañeros, aumentó las medidas de seguridad para continuar con la labor de captación y adoctrinamiento en el barrio de El Príncipe de Ceuta, a través de diferentes plataformas virtuales de distribución de propaganda.

A través de las redes sociales como Facebook, Telegram, Instagram, Google Drive, Dropbox o YouTube, Ilias M.A. "mostró su completa adhesión ideológica a los fines y medios propuestos" por la organización terrorista y el dogma salafista y promovió "ataques terroristas contra intereses occidentales, así como actividades concretas destinadas a favorecer de forma directa los fines de la organización terrorista alterando gravemente el orden constitucional y la paz pública", explica el Ministerio Público.