21 oct 2020

Ir a contenido

inicio de la nueva legislatura

Batet subraya la necesidad de que la próxima votación de investidura sea "exitosa"

La presidenta del Congreso no descarta que llegue después del día de Reyes si no fuera posible antes

Dice que ha visto al Rey con ánimo para "organizar rápidamente" la ronda de consultas

Pilar Santos

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet. / Europa Press

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ve "complicado" que la próxima sesión de investidura se pueda celebrar antes de Navidad. Considera que hay que "garantizar" que esta vez sí el candidato que se presente, con toda probabilidad el ganador de las elecciones, el socialista Pedro Sánchez, llegue a ese día con todos los apoyos cerrados para obtener el respaldo del Congreso y la legislatura pueda echar a andar. En julio, Sánchez lo intentó, pero sus negociaciones con Podemos naufragaron y, tras la negativa del resto de partidos a desbloquear la situación, hubo que repetir las elecciones el 10 de noviembre. "Hay urgencia para que haya esa investidura, es obvio, venimos de una repetición de elecciones (...), pero sería bueno que esa sesión de investidura fuese exitosa y fructificara", ha subrayado.

Batet ha hecho esta reflexión después reunirse con el Rey, al que le toca protagonizar la siguiente etapa del proceso de conformación del Gobierno en España. El jefe del Estado debe iniciar en los próximos días (sus portavoces en la Zarzuela no quieren aclarar cuándo) una ronda de consultas que acabará con su pronunciamiento sobre a quién encarga formar el nuevo Ejecutivo. Según fuentes parlamentaria, es probable que sea a partir del martes, 10.

La presidenta del Congreso ha visto al Monarca con "ánimo" para "organizar rápidamente" esas entrevistas con los representantes de los grupos políticos. Son 19 los que quieren ir a Zarzuela. Volverán a ser baja los representantes de ERC y EH Bildu, una costumbre a la que también se suma la CUP, que se estrena en el Congreso con dos diputados.

En una rueda de prensa, los periodistas han preguntado a Batet si Felipe VI le había mostrado su "preocupación" por que Sánchez esté intentando revalidar su presidencia con la abstención de ERC. La política del PSOE  ha asegurado que no se ha hablado de la conformación del Gobierno ni de los apoyos para la investidura y ha añadido que el Rey cree que "sería bueno que hubiera un Gobierno", que "la legislatura empezara a andar y hubiera la normalidad institucional que los ciudadanos y ciudadanas de este país están esperando".

Horas antes, en una entrevista en la Cadena Ser, la presidenta del Congreso había precisado que aunque sería "ideal" que hubiera un nuevo Gobierno antes de Navidad, lo ve "ajustado" por cuanto "deberían cuadrar muchas cosas" que quizá ahora no están maduras. Si no fuera posible, ha abogado por ubicar la investidura después del día de Reyes, el 6 de enero, "con rapidez", ha concluido. 

Primera reunión de la Mesa

Batet ha comparecido ante la prensa después de la primera reunión de la Mesa del Congreso, que convocó para informar de su encuentro con el Rey. El representante de Vox en ese órgano de la Cámara, Ignacio Gil Lázaro, que ocupa la vicepresidencia cuarta, ha llegado al encuentro con advertencias para todos. El diputado, que formó parte del PP durante tres décadas, ha insistido en un mensaje: "No estamos dispuestos a consentir que ni unos ni otros pretendan despreciar, ignorar o pisotear a 3,7 millones de españoles que legítimamente han votado a este partido. Somos la tercera fuerza de España". Lo ha repetido en varias ocasiones. El parlamentario considera que el líder del PP, Pablo Casado, no les ayudó a obtener un segundo puesto en la Mesa, que les habría tocado por tradición parlamentaria, para que no dispongan de los mismos cargos que su partido. Los conservadores ostentan la vicepresidencia segunda (Ana Pastor) y la secretaría cuarta (Adolfo Suárez Illana).

Al PSOE y a Podemos, que disfrutan de la mayoría en ese órgano con seis asientos, les ha advertido de que "la fase de gallinero se ha acabado para siempre". Se refería Gil Lázaro al reparto que la Mesa deberá hacer en los próximos días de los escaños en el Congreso. El representante de Vox considera que ahora, con 52 diputados, deben ocupar un sitio privilegiado, con algunas butacas en primera fila y en el pasillo, igual que las tenía Ciudadanos en la anterior legislatura. Los naranjas entonces disponían de 57 escaños, ahora de 10.