Ir a contenido

Constitución de las Cortes

La jueza Pilar Llop, nueva presidenta del Senado

Los senadores de Esquerra prometen "por los presos políticos, por el retorno de los exiliados y hasta la consecución de la república catalana"

Los senadores de Junts prometen mediante acta notarial "no por fuerza mayor ni por enfermedad", y los de Teruel Existe "contra la España vaciada"

Juan José Fernández

Pilar Llop, nueva presidenta del Senado, besa a su antecesor en el cargo, Manuel Cruz.

Pilar Llop, nueva presidenta del Senado, besa a su antecesor en el cargo, Manuel Cruz. / PACO CAMPOS (EFE)

María Pilar Llop Cuenca, senadora socialista madrileña de 46 años de edad y jueza especialista en Violencia de Género, es desde este martes la nueva presidenta del Senado, tras una segunda votación en la que se ha impuesto por mayoría simple con 130 sufragios sobre el candidato del PP, Pío García Escudero, al que han votado 109 senadores.

Pilar Llop, hija de un taxista y una peluquera, con solo cuatro años de experiencia en política activa, es la segunda mujer que accede al sillón principal de la Cámara Alta. Sucede a Manuel Cruz en el cargo y encarna un primer guiño del PSOE al feminismo en esta legislatura.

De hecho, en su primer discurso, la nueva presidenta ha reservado un espacio significativo al feminismo y al principal problema contemporáneo de la mujer: "Nunca ha llegado a haber una paridad efectiva" en las Cortes desde las constituyentes, que tuvieron seis senadoras, ha recordado antes de subrayar "el objetivo de la igualdad" de su presidencia. "Tenemos la obligación de terminar con la violencia de género", ha advertido al recordar las "1.028 mujeres y 34 niñas y niños" que han sido víctimas mortales de esa lacra "intolerable en el siglo XXI". Y esa ha sido la parte más aplaudida de su discurso. 

Llop llega a la presidencia con parabienes no sólo de los partidos de izquierda, también del principal grupo de la oposición, el PP, cuyo portavoz en la cámara, Javier Maroto, ha considerado  "un rasgo muy positivo" su condición de jurista experta en violencia de género.

Promesas heterodoxas

De nuevo, como en otras aperturas de legislatura, se han oído este martes en el Senado fórmulas de promesa o juramento y acatamiento de la Constitución más allá de la frase habitual. Antes de comenzar esa ceremonia,  el popular Javier Maroto ha pedido sin éxito a la presidenta que se evitaran las fórmulas no ordinarias.

Los independentistas de Esquerra Republicana han repetido la fórmula en catalán "por la libertad de las presas y los presos, el retorno de las exiliadas y los exiliados y hasta la consecución de la república catalana, por imperativo legal, prometo". 

Los de Junts, por su parte (Josep Lluís Cleríes, Josep Maria Matamala, Josep Maria Cervera, Teresa Rivero y Marta Pascal) han realizado el acto de jura previamente ante un notario "no por enfermedad ni por fuerza mayor", ha explicado el senador del PDECat Cleríes, que ha pedido que conste en acta, sino "porque existe esa posibilidad y tiene los mismos efectos jurídicos". Esa posibilidad les ha evitado ponerse delante de un gran ejemplar de la Constitución que se interponía entre cada senador y la presidenta Llop en cada acto de jura.

El nacionalismo vasco presente en la cámara alta ha evidenciado una diferencia de matiz: los senadores del PNV prometían "por imperativo legal", y los de EH-Bildu con esa misma condición y "hasta la república vasca".

Los dos senadores de Vox han usado un "Por España, sí juro". El senador de Més per Mallorca, Vicenç Vidal, ha prometido "sin renunciar al derecho de autodeterminación de los pueblos". Y la senadora andaluza María Pilar González ha condicionado su acatamiento de la Constitución "por Andalucía libre".

Pero de todas las fórmulas heterodoxas de juramento y consiguiente consagración como senadores, la más novedosa y celebrada ha sido la utilizada por los dos senadores de Teruel Existe, Joaquín Egea y Beatriz Martín Larred, que se han conjurado contra "la España vacía y vaciada" y contra la diferencia entre "una España desarrollada y otra que no lo está". Especialmente la senadora turolense que, embarazada y sonriente, se ha llevado la mano al vientre al decir: "Prometo, prometemos".

Discurso territorial

En su primera alocución pública como presidenta, Pilar Llop ha expresado su "determinación de cumplir esta tarea con toda dignidad y entrega", y ha tenido un recuerdo para su predecesor, Manuel Cruz, "por su trabajo en el tiempo no especialmente fácil que le ha tocado ejercer el cargo".

Llop ha pedido que el Senado sea "espacio de encuentro y debate sereno" en el que se entienda "que nadie tiene el monopolio de la verdad", y en el que se ejerza "en toda su plenitud" la función de representación territorial de la cámara.  De hecho, en un discurso que ha terminado dando las gracias en euskera, catalán, gallego y castellano, ha valorado con énfasis la "diversidad y pluralidad" de España y ha recordado: "Esta cámara representa el poder territorial, el poder de lo pequeño que está cerca de la ciudadanía".

La nueva presidenta del Senado ha vuelto a aludir a lo territorial al recordar la próxima celebración del Día de la Constitución, considerando que "este logro" está relacionado con un "sistema de organización territorial y reparto competencial que han hecho de nuestro país uno de los más descentralizados el mundo".

Llop ha tenido también palabras para "el reto demográfico que afecta a buena parte de nuestro territorio" y para el cuidado del medio ambiente, "el bien más preciado que podemos dejar a las futuras generaciones". 

La mesa

El Senado de la XIV legislatura se ha consitudio este martes con 265 parlamentarios, 264 presentes, 208 de ellos elegidos por los ciudadanos en las elecciones del 10N y otros 57 designados por las cámaras autonómicas. En este nuevo periodo, el PSOE será el partido mayoritario, pero sin mayoría absoluta: deberá negociar sus iniciativas en un hemiciclo muy fragmentado, con 20 formaciones.

La sesión ha comenzado a las 10 de la mañana y ha seguido el orden del día tradicional. Ha presidido la mesa de edad el expresidente de la ciudad autónoma de Ceuta, Juan José Imbroda, del PP. 

En el turno de votación de las vicepresidencias ha resultado elegida la socialista Cristina Narbona vicepresidenta primera, com 130 sufragios, y el popular Pío García Escudero vicepresidente segundo, con 107 votos. Los senadores Francisco Manuel Fajardo (PSOE), Imanol Landa (PNV) y los populares Rafael Hernando y Cristina Ayala ocuparán las cuatro secretarías.

Los socialistas han decidido ceder un sillón al PNV, como en la pasada legislatura. Tienen más razones en esta, pues, sin mayoría absoluta, el PSOE buscará el apoyo de los nacionalistas vascos para tener mayoría frente al PP.

Posibilidades de pactos

Con la actual composición de la cámara alta, para el PSOE la principal posibilidad edificar mayorías pasa por sumar al PNV (10 escaños) y a ERC (13, que serán 15 al compartir grupo con EH Bildu). El apoyo de los nacionalistas vascos parece más garantizado que el de Esquerra, sometido ese apoyo a la tensión de la negociación que socialistas y republicanos llevan a cabo para la investidura de Pedro Sánchez.

La vía alternativa para los socialistas en el Senado pasa por sumar a otros partidos. Dos senadores de Unidas Podemos (de En Comú y Adelante Andalucía), los tres de Compromís, Más Madrid y Mès per Mallorca, uno regionalista cántabro, otro navarro de Geroa Bai, uno de Coalición Canaria, otro de la Agrupación Socialista de Gomera (ASG) y otro del Partido Aragonés Regionalista suman diez, la mayoría de ellos de partidos socios del PSOE en sus autonomías.

El apoyo de los dos senadores de Teruel Existe aflorará si la formación obtiene contrapartidas en sus dos principales exigencias: dinero para su ciudad y provincia y lucha contra despoblación.

El resto del hemiciclo lo componen nueve escaños de Ciudadanos, cinco senadores de Junts, tres de Vox y un senador de UPN (elegido en la coalición Navarra Suma).

Grupos en formación

De cara a la constitución de grupos parlamentarios, Ciudadanos tiene muy probable el apoyo del PP, con el que comparte alianza en Navarra Suma. Para los naranjas es clave para tener voz propia en todas las comisiones y presencia en todos los órganos, y también para paliar la reducción de fondos a la que se ve obligada la formación por sus malos resultados electorales. Pero para aceptar apoyos externos tendrían que renunciar a su crítica formulada en el pasado a este tipo de acuerdos.

Si Ciudadanos consigue grupo propio, se reduciría el tamaño de un muy poblado Grupo Mixto, que se quedaría integrado por los escaños de Vox, Teruel Existe, ASG, PAR, PRC y UPN.

Por su parte, Podemos, MÈS, Compromís y Más País aspiran a estar juntos, esta legislatura con Geroa Bai y con ayuda del PSOE para tener grupo.

El Reglamento exige sumar diez componentes y no bajar nunca de seis, lo que hace necesario el préstamo de senadores para registrar un grupo y que luego vuelvan a su partido de origen. Junts y Coalición Canaria podrían repetir el acuerdo que les proporcionó grupo en la pasada legislatura: suman seis senadores y neceistarían ayuda de otras formaciones del Grupo Mixto.