Ir a contenido

LA ESTRATEGIA DE LOS POPULARES

Casado acusa a Sánchez de usar Catalunya como "coartada" para un "cambio de régimen"

El líder del PP anuncia una oposición dura como la de Rajoy en 2004

Pilar Santos

Pablo Casado llega a la reunión con diputados y senadores, este lunes en el Congreso.

Pablo Casado llega a la reunión con diputados y senadores, este lunes en el Congreso. / JOSÉ LUIS ROCA

Pablo Casado pronunció este lunes en el Congreso un discurso con afirmaciones muy contundentes contra Pedro Sánchez por su decisión de intentar pactar su investidura con el 'sí' de Podemos y la abstención de ERC. El líder del PP dejó claro que no se plantea facilitar al dirigente socialista su reelección y que está preparado para hacer una oposición parecida a la de Mariano Rajoy en 2004, cuando el entonces jefe de la oposición plantó cara a José Luis Rodríguez Zapatero en la calle, en el Congreso y en los tribunales por sus iniciativas en materia social (como los cambios en la ley del aborto) y política (el diálogo con ETA para lograr su disolución). 

Casado considera que Sánchez, al igual que Zapatero, subrayó, defiende "un proyecto destructivo que tiene raíces profundas en la tradición más banal del socialismo español". "Ni vamos a hacer presidente a Sánchez ni nadie va a cambiar el sistema por las bravas con la excusa de que no le hacemos presidente", avisó, negando cualquier cambio en la Constitución . En una alocución ante sus diputados y senadores un día antes de que se constituyan las Cortes, el dirigente de los populares volvió a su tono de antes de verano y llegó a decir que Sánchez usa el desafío independentista en su beneficio, para ese proyecto de "deconstrucción institucional" que le atribuye. "Catalunya se utiliza ahora como coartada para un cambio de régimen", declaró.

El sucesor de Rajoy considera que Sánchez presiona al PP "bajo la amenaza de hacer volar el sistema", le acusa de hacer "desaparecer" al PP como alternativa, algo que Casado cree que pasaría si ayudara al líder del PSOE a seguir en la Moncloa. De hecho, pone el ejemplo de Alemania donde, después de décadas de gran coalición entre la conservadora CDU y los socialdemócratas del SPD, los radicales de Alternativa por Alemania han conseguido ganar terreno. La comparación con Vox no la hace explícitamente, pero el mensaje llega claro. 

El presidente del PP mostró su voluntad de cerrar de una vez por todas el debate abierto en sus propias filas sobre la posibilidad de facilitar la investidura a Sánchez para impedir que ERC tenga influencia en el Gobierno. Se lo han pedido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el expresidente José María Aznar; su portavoz en funciones en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, y, este mismo lunes, Esperanza Aguirre. La expresidenta de Madrid reveló en un acto en la sede del Gobierno de la capital que se lo ha comentado en privado a Casado. Su fórmula concreta es que el PP preste al PSOE 56 votos para que Sánchez (que tiene 120) pudiera salir investido y gobernara en solitario, sin los "populistas bolivarianos" en el Ejecutivo, añadió.