Ir a contenido

EL LABERINTO CATALÁN

La ANC recela de la mesa de diálogo que pide ERC

Òmnium exige al PSOE que libere a los independentistas encarcelados y que negocie "sin vetos"

Júlia Regué

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie / ACN / GUILLEM ROSET

La ANC teme que el independentismo institucional desdibuje el objetivo de la independencia. La negociación sobre la investidura de Pedro Sánchez inquieta a la entidad soberanista, que ve como sus apuestas por la unidad soberanista y sus exigencias sobre aislar a los que apoyaron la aplicación del artículo 155 se desoyen. "Negociar con quien te tiene de rehén es especial", sostiene la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, en declaraciones a este diario. 

La entidad tiene claro el carpetazo "irrenunciable" con el que sentarse en la mesa de diálogo que reclama ERC al PSOE: exigir que se "pare la represión", la "retirada de las fuerzas de seguridad del Estado español", la excarcelación "inmediata" de los presos, "el fin de las causas contra el independentismo" y el "retorno" de los independentistas en el exterior. Pero subraya que la cuestión de fondo es "avanzar claramente en la culminación del proceso de independencia". 

"¿Cuál es el objetivo? Una mesa de negociación es un medio, no un objetivo. Los partidos independentistas que se han presentado a elecciones han hecho el referéndum y han adquirido determinados compromisos con la república. El objetivo es la independencia", apunta Paluzie, y defiende que para lograrla "es ideal que todo esto fuera a través de una negociación, que es cuando unos y otros plantean propuestas, pero convertir la mesa de negociación y el diálogo en un objetivo es un error básico".

La dirigente de la ANC diagnostica que el PSOE se encuentra en un momento de "debilidad" que el independentismo no puede desaprovechar. 

Dialogar "sin vetos"

Òmnium Cultural prefiere no entrar "en cuestiones de la política del relato corto" pero defiende que la negociación con el Estado debe desarrollarse "de forma bilateral, entre gobiernos" y "sin vetos". El portavoz de la entidad, Marcel Mauri, hurga en que cualquier conflicto político debe resolverse a través del entendimiento y en que el orden del día de esta eventual mesa de diálogo debe incluir el derecho a la autodeterminación, un asunto que considera "irrenunciable", y la libertad de los independentistas presos.

"Cualquier Gobierno que quiera defender los derechos humanos tiene que escuchar lo que dice Amnistía Internacional y el grupo de detenciones arbitrarias de la ONU; hacer todo lo que esté en su mano para liberar a Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y el resto de presos políticos", apunta. "Lo que es evidente es que en Catalunya no hay un conflicto de convivencia, sino una sociedad con divergencias políticas naturales y sanas que se tienen que dirimir en las urnas".