Ir a contenido

Sánchez prepara su investidura para el 19-D

El Gobierno prevé que el Rey llame a consultas a los portavoces de los grupos la segunda semana de diciembre

El Ejecutivo ve asumible llevar las negociaciones con ERC a Barcelona y ve el diálogo con "cierto optimismo"

Iolanda Mármol

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. 

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.  / DAVID CASTRO

La negociación con ERC sigue en el aire, pero el Gobierno ha comenzado a preparar el terreno para la investidura de Pedro Sánchez antes de Navidad. Fuentes del Ejecutivo confirman a este diario que prevén que el Rey inicie las consultas con los portavoces de los grupos parlamentarios la segunda semana de diciembre, es decir, no inmediatamente después de que las nuevas Cortes queden constituidas el 3-D, sino algunos días más adelante. Las fechas concretas deben ser definidas por la Casa Real. Según esta hoja de ruta, el pleno de investidura en el Congreso sería del 16-D al 19-D, día de la votación definitiva, en la que los socialistas solo necesitan más 'síes' que 'noes'.

Todos estos planes dependen por completo de la abstención de los trece diputados de ERC. Fuentes gubernamentales confirman a este diario que ven "señales positivas" para conseguir ese acuerdo. Subrayan que el lenguaje de los republicanos ha virado en los últimos días y, a pesar de los corsés de prudencia y discreción, admiten que empieza a respirarse un ambiente de "cierto optimismo".

La Moncloa considera que algunas de las propuestas que el partido independentista ha puesto sobre la mesa, como la adelantada por EL PERIÓDICO de llevar las conversaciones a una próxima reunión en Barcelona, son asumibles para el Gobierno.

Conscientes de que la prisa está más en su bando que en el de ERC, voces gubernamentales abogan por hacer gestos que allanen una negociación que puede estar más encarrilada de lo que da a entender la puesta en escena del encuentro de este jueves en el Congreso, entre los equipos negociadores de ambos partidos. 

En este clima para allanar el entendimiento, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha reconocido este jueves que "evidentemente" hay un "conflicto político" en Catalunya, expresión que también recuperó Sánchez hace dos semanas. La vicepresidenta, Carmen Calvo, viene subrayando en las últimas horas que ERC es un partido "histórico de izquierdas", casi dejando entrever que puede tener más sintonía con un Gobierno de PSOE y Podemos que con sus socios neoconvergentes de JxCat.