Ir a contenido

SESIÓN DE CONTROL

Torra avisa a ERC de que no puede excluirle del diálogo con Sánchez

Responde a Aragonès que las conversaciones deben ser "entre presidentes"

Daniel G. Sastre

El presidente catalán, Quim Torra, en octubre.

El presidente catalán, Quim Torra, en octubre. / Europa Press

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, aprovechó la sesión de control de este miércoles en el Parlament para lanzar un dardo a Esquerra. En concreto, salió al paso de las últimas declaraciones del ‘vicepresident’ de su Govern, Pere Aragonès, en cuanto al papel reservado a Torra en las negociaciones para la formación del nuevo Gobierno español. El ‘president’ avisó a sus socios de que no pueden excluirle de esas conversaciones.

Aragonès había afirmado horas antes que no es “necesario” que Torra forme parte de la mesa de negociación que propone Esquerra si en esas conversaciones no participa también el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. "No es descartable pero tampoco necesario. Debemos tener flexibilidad. Si una parte decide enviar un determinado rango, la otra parte deberá enviar el mismo rango. Es lógico en cualquier negociación", afirmó el vicepresidente de la Generalitat en una entrevista a Ràdio 4.

Torra expresó su malestar con estas declaraciones con gran elocuencia en dos respuestas distintas durante la sesión de control. Dijo que el diálogo debe tener “contenido”, porque la Generalitat no quiere “más fotos con ponsetias”, en alusión al atrezo de la reunión que Sánchez y Torra mantuvieron en el Palau de Pedralbes en diciembre del año pasado. Y añadió: “El diálogo debe ser de gobierno a gobierno, en el que los presidentes se reúnen”.

"Sánchez me tiene que llamar"

El jefe de la Generalitat quiso dejar aún más claro su mensaje cuando aseguró: “Sánchez me tiene que llamar”. Y tampoco se abstuvo de marcar el camino que las conversaciones deberían emprender, a su juicio, aunque por ahora es solo Esquerra, y no su partido ni el Govern, quien está negociando con el PSOE. “Es eviente que los 23 diputados independentistas pondrán sobre la mesa la autodeterminación y el fin de la represión. Necesitamos garantías de que realmente funcionará y saber cuáles son los interlocutores, hablar libremente, de entidad política a entidad política”, dijo.

Durante otro momento de la sesión de control, en concreto cuando respondía a una pregunta de Miquel Iceta (PSC), también subrayó que no quiere quedar apartado de las negociaciones. “Hablar de gobierno a gobierno significa que los presidentes se llaman y hablan”, afirmó. Y añadió en referencia a los socialistas: “Pero si nosotros queremos hablar del derecho de autodeterminación y ustedes dicen que pasemos a los postres… Nosotros queremos diálogo y negociación real”.