Ir a contenido

La 'república digital' abre la primera grieta entre el PSOE y Podemos

El Gobierno salva con PP y Cs el decreto contra la 'república digital catalana'

Los futuros socios de Sánchez no apoyan la normativa

Miguel Ángel Rodríguez

Las diputadas de PSOE y Podemos, Adriana Lastra e Irene Montero, durante la reunión de la Diputación Permanente.

Las diputadas de PSOE y Podemos, Adriana Lastra e Irene Montero, durante la reunión de la Diputación Permanente. / EFE / EMILIO NARANJO

El Gobierno de coalición entre PSOE Unidas Podemos no ha echado todavía a volar y ya ha surgido la primera grieta entre los que, previsiblemente, serán compañeros en el Ejecutivo dentro de unas pocas semanas. La primera discrepancia entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias llegó de la mano del conflicto catalán. Los morados decidieron no apoyar este miércoles la convalidación del real decreto que busca fulminar la 'república digital' catalana, una norma aprobada por el Consejo de Ministros para evitar que las administraciones públicas puedan alojar dominios web fuera de la UE, en paraísos digitales.

Poco más de dos semanas después de que ambos líderes se fundieran en un abrazo para sellar un preacuerdo para conformar un Gobierno bicolor, ambas formaciones vivieron el primer desencuentro de su nueva relación. En la primera reunión de la Diputación Permanente en el Congreso, los 'podemistas' no secundaron la iniciativa que el Ejecutivo aprobó en el último Consejo de Ministros antes de las elecciones, algo que evidencia las diferencias entre ambos partidos y las dificultades con las que se van a poder topar durante la legislatura.

Los de Iglesias mostraron su reserva a convalidar un real decreto que permite el cierre sin audiencia previa de servicios digitales por motivos de "orden público". A juicio de los morados, la norma "afecta a derechos fundamentales" y podría, incluso, incurrir en problemas de "inconstitucionalidad". Sin embargo, con el objetivo de no escenificar el desencuentro votando en contra de la convalidación de la norma, Unidas Podemos acabó optando por la abstención. Fuentes del partido defendieron su posición argumentando que, durante el pleno, propusieron una serie de modificaciones para añadir "mayores garantías judiciales y que se protejan libertades y derechos fundamentales" y que, "tal y como dijo la ministra [de Economía, Nadia] Calviño, el Gobierno toma nota de los cambios propuestos".

No obstante, voces de ambas formaciones restaron importancia a la divergencia. En concreto, explicaron que el real decreto fue aprobado por el Ejecutivo a pocos días de que comenzara la campaña electoral, cuando Sánchez endureció su discurso respecto al conflicto catalán. Además, defienden que en aquellos momentos no existía ningún acuerdo entre socialistas y morados que les obligara ahora a votar juntos.

Aritmética parlamentaria

Aun así, el real decreto salió adelante, aunque no con los compañeros de viaje que los socialistas esperaban. Fueron los 'síes' de PP Cs los que permitieron convalidar la norma, pese a que ambos partidos mostraron su desacuerdo en torno a algunos puntos de la ley. Los populares coincidieron en la necesidad de frenar "la República catalana digital" pero señalaron la "indignidad" de que sea el Partido Popular quien "tenga que tragar" y apoyar al Gobierno en funciones. Por otro lado, los naranjas, ahora con solo 10 diputados, le recordaron a Sánchez que aún "está a tiempo de tender la mano a quienes velan por el interés de los españoles" y apartarse de los que, probablemente, serán sus socios de Gobierno durante la legislatura, en referencia a Unidas Podemos y ERC.

Así, la votación deja encima de la mesa una aritmética parlamentaria un tanto confusa en la que el PSOE tuvo que recurrir a los votos de PP y Cs para sacar adelante su propuesta, mientras sus futuros aliados en la investidura se posicionaron en el 'no' o la abstención. En concreto, ERC PNV, piezas clave para sacar adelante la investidura de Sánchez, rechazaron impulsar la normativa.

Negociación con ERC

La convalidación del real decreto para acabar con 'república digital' catalana se produjo a un día de que el PSOE y ERC mantengan su primera reunión tras las elecciones para encauzar la investidura de Sánchez. La portavoz republicana, Montserrat Bassa, señaló que la norma "degrada el sistema de libertades acercándolo a sistemas autoritarios como el chino o el turco" y advirtió al jefe del Ejecutivo de que "no habrá estabilidad política mientras no aborden políticamente aquellos conflictos de naturaleza política” y mientras se "mantengan procesos de represión".

En estas negociaciones entre socialistas y republicanos trató de introducirse el portavoz de los 'comuns', Jaume Asens, asegurando que su formación está manteniendo encuentros con ERC para allanar el camino del Gobierno de coalición, saliéndose de la línea que ha marcado el resto de portavoces morados, que sitúan en el PSOE el liderazgo de estos contactos. No obstante, fuentes de los republicanos señalaron que las negociaciones las protagonizan exclusivamente los socialistas y ERC.