30 oct 2020

Ir a contenido

El Govern asegura que el dinero no será un impedimento para retirar el monumento franquista de Tortosa

Se hará una vez aprobada la nueva ley integral de memoria histórica

El Periódico

El monumento franquista del Ebro, en Tortosa.

El monumento franquista del Ebro, en Tortosa. / ACN / JORDI MARSAL

El dinero no será un impedimento para retirar el monumento franquista de Tortosa, según afirmó la 'consellera' de Justicia, Ester Capella, en una entrevista con la Cadena Ser. La retirada se hará una vez aprobada la nueva ley integral de memoria histórica prevista para finales de año principios del 2020. Capella afirmó que el Govern "lo tiene claro y está determinado" a hacerlo y que para ello "el dinero no será un problema". En la entrevista en la Ser Ebre, con motivo de la inauguración del nuevo Palau de Justícia de Tortosa, Capella expuso que "el monumento [a la batalla del Ebro] se retirará porque resignificar no repara".

"Un gobierno democrático no puede tolerar que estén presentes aún determinadas simbologías en espacios públicos. Por lo que dicen, lo que representan, que no son valores democráticos ni de respeto a los derechos fundamentales, por lo que significan de enaltimiento y homenaje a lo que fue un golpe de Estado", argumentó. "No podemos compartir un monumento que va en contra de estos principios", añadió.

 En 2016 el Ayuntamiento de Tortosa consultó a los ciudadanos qué hacer con la gigantesca estructura: retirarla o reinterpretarla. La mayoría optó por la reinterpretación, que pasa por recordar a todas las víctimas de la guerra. Y el tema volvió a quedar olvidado en un cajón. Pero el anuncio del nuevo proyecto de ley de memoria histórica, que obligará a retirar toda la simbología franquista sin las excepciones que detallaba la anterior normativa, ha vuelto a colocar en el punto de mira el monumento de Tortosa.