19 sep 2020

Ir a contenido

LES HAN RETIRADO EL NIF

Un restaurante de Tarragona cierra por "insumisión fiscal"

Los propietarios decidieron pagar sus impuestos a través de la Agencia Tributaria de Catalunya pero al saber que ésta los transfería a Hacienda dejaron de pagar

Efe

Oficinas de la Agencia Tributaria en Valladolid.

Oficinas de la Agencia Tributaria en Valladolid. / EFE / R. Garcia

Un restaurante del núcleo de Siurana (Cornudella, Tarragona) ha anunciado el cierre después que Hacienda les ha retirado el NIF empresarial porque, en 2012, decidieron pagar sus impuestos a través de la Agencia Tributaria de Catalunya pero al saber que ésta los transfería a Hacienda dejaron de pagar.

Los dueños del negocio, Andreu Bartolomé y Maria Casademunt, se adhirieron en 2012 a la campaña de insumisión fiscal "Decimos basta", que propugnaba pagar los impuestos a través de la Agencia Tributaria de Catalunya (ATC).

Sin embargo, al saber que la ATC transfiere estos ingresos a la Hacienda española, decidieron dejar de pagar y, finalmente, la Agencia Tributaria española les ha retirado el NIF empresarial y les ha bloqueado las cuentas, desde el pasado mes de junio, por lo que, a pesar de haber seguido pagando a los proveedores y tener reservas, cerrarán el negocio, que cuenta con diez trabajadores.

Los dueños del local, que cerrará sus puertas el 9 de diciembre, habían solicitado a la ATC que les indicara a qué entidad u ONG debían transferir sus impuestos y, al no recibir respuesta, aseguran que estos años han destinado el dinero de sus impuestos a diferentes causas benéficas, de lo que han informado a la administración catalana, por lo que consideran que no tienen "deudas pendientes".

"La empresa estaba al corriente de pago y había cumplido con todas sus obligaciones de manera normal y sólo en cuanto al IVA y al impuesto de sociedades, y de forma reivindicativa, lo había hecho con la ATC", explica un cartel colgado en la puerta del local.

"La intención -prosigue el cartel- era obligar a nuestros representantes a obedecer el mandato del pueblo expresado en el Estatuto de 2006".

Los dueños reprochan el nulo apoyo recibido por parte de los partidos políticos catalanes y lamentan que no han conseguido tener un "NIF catalán", tal y como habían pedido a la administración autonómica.