29 sep 2020

Ir a contenido

El juez investiga el desvío de 300.000 € para pagar charlas de Puigdemont en un foro internacional

Terradellas, presidente de CatMón, anotó en un cuaderno la necesidad de transferir ese montante a Crans Montana

Antonio Baquero / J. G. Albalat

Puigdemont, entrevistado en el foro Crans Montana en el 2018.

Puigdemont, entrevistado en el foro Crans Montana en el 2018.

El juez Joaquín Aguirre, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, ha dado instrucciones a la policía judicial de la Guardia Civil para que investigue si se pagaron  300.000 euros presuntamente desviados de fondos públicos por la participación del expresident Carles Puigdemont en el foro Crans Montana de debate internacional, concretamente en sus ediciones del 2017, el 2018 y el 2019 (estas dos últimas cuando ya estaba fugado). La sospecha sobre este desembolso nace de la documentación incautada en mayo del 2018 en un registro en el despacho de Víctor Terradellas, presidente de la entidad soberanistaa CatMón, exdirigente de la exinta Convergència (CDC) y persona muy cercana al 'expresident'

“300.000,00 € - nos lo ingresan pero hemos de hacer un ingreso hacia Crans Montana”. Esta es la anotación manuscrita de Terradellas que aparece en una de sus libretas, incorporadas en la causa por presunta malversación de fondos que instruye el juez de Barcelona Joaquín Aguirre. En la hoja anterior figura aparece la palabra "tarde" y dos flechas, una hacia el número 370.000 y otra hacia la cifra 70.000 y al lado con una flecha "primera semana julio". En julio del 2017, precisamente, se celebró ese foro en Barcelona.

Anotación en la libreta de Víctor Terradellas sobre Crans Montana / EL PERIÓDICO

En un primer momento, los investigadores de la Policía Nacional, que conmenzaron las pesquisas para ser posteriormente relevados por la Guardia Civil, interpretaron que se trataba de un envío de dinero a una cuenta al cantón suizo de Valais, donde se encuentra la estación de esquí de Crans Montana. “Además de su atractaivo turístico, [Valais] cuenta con un reclamo para atraer exiliados fiscales adinerados: el forfait fiscal o impuesto fijo”, señala el informe policial.

Un asiduo

No obstante, conforme la investigación ha avanzado, el juez y los investigadores de la Guardia Civil consideran que Terradellas no hace referencia a una transferencia a una cuenta propia, sino que consigna el presunto pago a ese foro por permitir la participación de Puigdemont, que a posteriori se convirtió casi en un asiduo de ese foro.

Esa línea de investigación se ha visto reafirmada por el hecho de que en su primera participación en ese foro Puigdemont no estaba solo sino que le acompañaba otro alto cargo del Govern. Ese responsable era Gerard Figueras, secretario general de l'Esport de la Generalitat y exdiputado en el Parlament. Figueras fue precisamente uno de los cuatro detenidos la semana pasada en el operativo realizado por la Guardia Civil contra esa trama. Los investigadores están revisando ahora toda la documentación requisada.

Edición en Barcelona

La primera participación de Puigdemont en ese foro se produjo en julio del 2017, pues celebró su 28 sesión anual en Barcelona. Un año más tarde, Puigdemont, que ya estaba fugado de la justicia española, fue invitado a participar en la sesión plenaria de Crans Montana, que se celebró en el Gran Hotel Kempinski de Ginebra. Aunque su tema central era la seguridad, la sesión plenaria se dedicó a Catalunya. "La Unión Europea frente a los cambios del siglo XXI y el impacto orgánico y de seguridad de la situación en Catalunya", era el título del acto.

La polémica fue aún mayor con la intervención que Puigdemont hizo el 27 de junio del 2019 en la ceremonia de apertura del foro en Ginebra. El expresidente de la Generalitat fue presentado como un ‘exiliado’ por el presidente honorífico del ente organizador del evento, Jean Paul Carteron. Este describió a Puigdemont como "expresidente de Catalunya, líder del movimiento independentista, que hoy está en el exilio". En su discurso, Carteron señaló que “no es aceptable que haya presos políticos, que en nuestro mundo de hoy haya gente en la prisión porque no piensa como el poder central" porque es gente que “no han robado, no ha matado, no han sido corruptos". "Tenemos un problema la UE", concluyó.

El presidente del Foro llegó a denunciar presiones para no permitir la intervención de Puigdemont. "La presencia de Puigdemont no gusta a todos los que me han enviado correos electrónicos durante la noche. Pero soy un ciudadano suizo, en un país libre que se llama Suiza, aquí estoy en mi casa y hago lo que quiero", afirmó desafiante Carteron.

En su discurso, Puigdemont denunció la existencia de “presos políticos y exiliados” y denunció “la indiferencia de la Unión Europea” ante esa situación. Además, se quejó de la imposibilidad de poder ser designados como eurodiputados pese a haber sido elegidos para ellos “dejando dos millones de ciudadanos europeos sin los representantes que han elegido”. “¿Es que acaso los votos de quienes apoyan a los independentistas valen menos que los otros?”, se pregunta Puigdemont, retando a la UE a “recuperar su creibilidad”.