Ir a contenido

EL INTERLOCUTOR

Serguéi Markov, la voz del Kremlin

El politólogo y exdiputado mantiene estrechos contactos con la oficialidad y se alinea sin fisuras con Moscú en temas tan controvertodos en Rusia como los derechos gays o la guerra en Ucrania

Marc Marginedas

El influyente politólogo ruso Serguéi Markov.

El influyente politólogo ruso Serguéi Markov. / Vyacheslav Prokofyev TASS via Getty Images

Nadie en Moscú duda que Serguéi Markov, exdiputado del partido oficialista Rusia Unida y profesor en el Instituto Estatal de Moscú de Relaciones Internacionales (MGIMO) posee buenos contactos con las alturas, contactos de los que él mismo habla en su entrevista con EL PERIÓDICO. Es una de las voces más reclamadas entre la colonia de corresponsales extranjeros si lo que se requiere es un comentario o explicación sobre la posición o las intenciones del Kremlin. En un manual elaborado por el Instituto para la Estabilidad Europea en el 2010 y en el que se detallan los principales laboratorios de ideas en Rusia y sus representantes, Markov es descrito como "un consejero del Kremlin" y un "promotor de las políticas del Gobierno ruso".

Más allá de su actividad académica, Markov ha ocupado puestos de responsabilidad política, como diputado en la Duma Estatal por el partido oficialista Rusia Unida a mediados de la década pasada, así como miembro de la denominada 'Comisión Presidencial de la Federación Rusa para Contrarrestar los Intentos de Falsificar la Historia en Detrimento de los Intereses Rusos', un organismo ya disuelto formado por el líder del Kremlin cuya función radicaba en "defender a Rusia contra .... quienes quieren negar la contribución soviética en la victoria en la segunda guerra mundial", según reza el decreto presidencial que estableció su creación. En el 2009 fue declarado 'persona non grata' en Estonia, tras haber dicho que conocía al autor un grave ciberataque que padeció el país en el 2007. En el 2008 fue expulsado de Ucrania.

Entre otros pronunciamientos, Markov se ha alineado por completo en temas como las libertades de los homosexuales, llegando a asegurar que el sexo entre dos hombres "no es normal". Al igual que una parte importante de la clase política en Rusia, se congratuló con la victoria del presidente Donald Trump en las presidenciales del 2016.