Ir a contenido

INTERFERENCIAS EN EL 'PROCÉS'

Calvo elogia el nivel de ciberseguridad en España ante la supuesta acción de agentes rusos

La vicepresidenta en funciones ha presumido del blindaje del recuento electoral

Carmen Calvo, en Córdoba, este miércoles.

Carmen Calvo, en Córdoba, este miércoles. / Europa Press

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad en funciones, Carmen Calvo, ha destacado el buen nivel de "ciberseguridad" que tiene España al ser preguntada sobre la supuesta injerencia en el 'procés' catalán de agentes vinculados a los servicios de inteligencia rusos que investiga la Audiencia Nacional.

En declaraciones a los periodistas poco antes de asistir a un acto en Córdoba, Calvo ha recordado que el Gobierno que preside en funciones Pedro Sánchez, en "solo año y medio, ha tomado muchas decisiones en materia de ciberseguridad", hasta el punto de que en las "cinco" citas electorales que ha habido en un año no se ha registrado "ni un solo problema de pulcritud, a diferencia" de lo ocurrido "en otros países", donde sí "han tenido problemas importantes de intromisión y de hackeo".

De hecho, según ha subrayado, España es "un país bastante seguro y hemos avanzado bastante a partir de la Ley de Seguridad Nacional" de 2015, pues, además, se han tomado "muchas decisiones en materia de protección" del país, "en términos de seguridad" y ante "ataques" en el ámbito del "ciberespacio", en el que "España se protege muy bien", y lo hace con las "instituciones" y con las empresas españolas, "incluso en el extranjero".

Sin injerencias

En consecuencia, según ha concluido Carmen Calvo, "nos podemos sentir bastante seguros", pues, aunque "todo va a la velocidad del rayo en materia de tecnología, hemos tomado muchas y buenas decisiones para estar protegidos", logrando ser "un país que tiene unos resultados electorales muy rápidos, muy seguros y cabales en horas", y ello "sin ningún tipo de injerencia ni de problema, y eso es extensible absolutamente a todo".

"Podemos estar razonablemente tranquilos con la capacidad que tenemos de defendernos de cualquier intromisión que altere nuestro orden legal, nuestro orden de convivencia y, por supuesto, la protección de nuestro sistema político, que es una democracia", ha insistido la vicepresidenta.