Ir a contenido

EL LABERINTO CATALÁN

La vida (del 'procés') sigue igual

El voto independentista volvió a toparse el 10-N con su techo de cristal

Jose Rico

La vida (del 'procés') sigue igual

El 2019 tampoco será el año en el que el independentismo rompa su techo de cristal. Cuatro citas con las urnas en seis meses y unas severas condenas a prisión a los líderes del 'procés' por en medio no han servido a los partidos secesionistas para hollar ese anhelado 50% de los votos. Ni siquiera para aquello de "ensanchar la base", pues el número de papeletas reunidas en las generales del domingo, 1.642.063, representa solo 7.077 más que las recabadas en abril.

En porcentaje, son 3,26 puntos más, que permitieron, en un contexto de derrumbe de la participación en el hastiado electorado no independentista, que el soberanismo se encaramase hasta el 42,4%, un récord en sus comicios más refractarios. Pero solo medio año atrás, en las europeas hubo 1.720.550 votos independentistas; en las generales de abril, 1.626.001; y en las municipales, 1.583.469. El cénit se alcanzó en los últimos comicios autonómicos, en diciembre del 2017: 2.079.764 votos.

Más de los mismos

Pero sobre censo electoral –la base a "ensanchar"–, el porcentaje de voto soberanista se resentido con cada avatar 'procesista'. En las generales de abril votaron a listas independentistas el 29,1% del censo; en las municipales, el 29,2%; y en las europeas, el 31,8%. El domingo, en la repetición de las legislativas, este porcentaje se situó en el 29,2%.

Otra máxima constante pero estancada son los apoyos a un referéndum de autodeterminación –la suma del independentismo y los 'comuns'–. En las generales de abril, a las que no se presentó la CUP pero sí Front Republicà, fueron 2.240.739. El 10-N se quedaron en 2.188.796.