Ir a contenido

CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno ve en el pacto con Podemos "una oportunidad" frente a la "crisis territorial"

Celaá mantiene el buen tono con ERC y apuesta por un acuerdo que evite las terceras elecciones

Juan Ruiz Sierra

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, junto a la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, a la derecha. 

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, junto a la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, a la derecha.  / Xaume Olleros

El Gobierno socialista continúa sin aclarar hasta dónde está dispuesto a llegar para lograr la abstención de ERC, que reclama una mesa de negociación a escala estatal sobre la crisis territorial, pero desde el pacto con Podemos para formar una coalición, suscrito el martes, solo dos días después de las elecciones, emplea otro tono frente al independentismo. Si el jueves Pedro Sánchez habló de "crisis política" y dejó aparcada su propuesta de recuperar en el código penal el delito de referéndum, este viernes la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, ha señalado a los republicanos que el acuerdo entre Sánchez y Pablo Iglesias es una "oportunidad" para "superar" el actual conflicto.

El aval de los republicanos es la pieza fundamental sobre la que bascula la investidura de Sánchez, prevista para mediados de diciembre. También es la más difícil de encajar. Los socialistas creen que lograr el apoyo del PNV, Más País y otros grupos minoritarios no independentistas será relativamente sencillo, pero duda del comportamiento de los republicanos.

Celaá, tras el Consejo de Ministros, ha hecho un breve resumen del acuerdo con Iglesias, destacando solo dos puntos, la justicia fiscal y la crisis territorial, y poniendo todo el énfasis en este último.

Garantizar la convivencia

"El preacuerdo apuesta por garantizar la convivencia en Catalunya y por seguir fomentando el diálogo. Frente a las fórmulas del pasado, hay que buscar el entendimiento, el encuentro y la convivencia, siempre dentro de la Constitución. Todos tienen la oportunidad de llegar a acuerdos para superar la crisis territorial en Catalunya. Quien se oponga a los caminos de la Constitución y el Estatut, tendrá que explicar por qué y qué alternativa propone", ha explicado la portavoz y ministra de Educación en funciones. Como Sánchez el día anterior, Celaá ha señalado que "los primeros que tienen que hablar son los partidos catalanes entre sí", pero no se ha cerrado a una mesa de ámbito estatal como la que propone ERC.

"No queremos terceras elecciones. Estamos haciendo todo lo posible. No creemos que vaya a haber terceras elecciones", ha concluido Celaá.