22 oct 2020

Ir a contenido

ERC mantiene el 'no' a Sánchez tras reunirse con el PSOE

Los republicanos piden "garantías" de que el Estado va a abandonar "la vía represiva" para abstenerse

El encuentro entre Rufián y Lastra en el Congreso termina sin avances, pero quedan en seguir negociando

Iolanda Mármol

Gabriel Rufián y Adriana Lastra.

Gabriel Rufián y Adriana Lastra. / DAVID CASTRO

La llave de la investidura está en el bolsilo de ERC. Aunque Pedro Sánchez y Pablo Iglesias hayan acordado formar un Gobierno de coalición, lo cierto es que solo suman 155 escaños, de forma que sin el aval de los 13 diputados republicanos, las cuentas no les salen. Y, por el momento, la respuesta es 'no'.  La reunión mantenida este jueves entre portavoz socialista, Adriana Lastra, y su homólogo republicano, Gabriel Rufián, en el Congreso, ha terminado sin avances.

Los independentistas mantienen su voto en contra "ya que durante la conversación no ha habido indicio alguno de que el PSOE vaya a abandonar la vía represiva para abordar el conflicto político existente entre Catalunya y el Estado. Sin estas garantías, no podrá haber en ningún caso un replanteamiento de la postura de ERC", explican los republicanos en un breve comunicado tras un encuentro que ha durado una hora, ha sido cordial y manejado con discreción. Ambos partidos se abren a nuevos encuentros en los que se pueda avanzar, pero en esta primera reunión, admiten, ERC no cambia su decisión. Está por ver si son posiciones de máximos que se puedan flexibilizar para seguir negociando o porturas inflexibles. 

El principal partido independentista prefiere un Ejecutivo progresista en la Moncloa, pero ya ha dejado claro que no facilitará la votación si los socialistas no se comprometen a volver al diálogo político como mecanismo para encauzar la crisis territorial. Con las elecciones catalanas en el horizonte, la decisión es endiablada para ERC, pero también para el PSOE, que construyó su campaña de vuelta a las urnas sobre el argumento no depender de los partidos independentistas. 

Con JxCat instalados en el 'no' a Sánchez, los de Oriol Junqueras buscan el modo de conseguir un Gobierno en Madrid con el que poder abordar la cuestión catalana, pero sin dejar descubierto el flanco que les puede acusar de traicionar a la causa soberanista por apoyar a un presidente que ha endurecido su discurso sobre Catalunya y que llegó a amenazar con la aplicación del 155.   

Aunque en el Congreso no hay previstas declaraciones después de este encuentro, Sánchez responderá en una rueda de prensa en la Moncloa a primera hora de la tarde, lo que podría dar pistas de qué posición mantendrá en esta cuestión y hasta dónde está dispuesto a ceder en pos de conseguir esa investidura. 

Pedralbes, punto de partida

Por el momento, a primera hora de la mañana, el vicepresidente del Govern y número dos de ERC, Pere Aragonès, ha opinado que el escenario de la declaración de Pedralbes, suscrita por Sánchez y Quim Torra en diciembre del 2018, es un "buen punto de partida" y un "buen esquema" para allanar la investidura.  Aragonés ha reclamado una mesa de negociación entre el Govern y la Moncloa o bien entre partidos catalanes y españoles, en una entrevista en Onda Cero.

Desde las filas socialistas, piden a los republicanos que asuman la realidad. "Estamos abierto al diálogo, pero dentro de la Constitución. Queremos hablar, queremos dialogar, queremos tender puentes pero dentro de ese marco. A ERC le vamos a decir que esa es nuestra posición, confiamos que se atengan al principio de realidad", ha planteado el portavoz adjunto en el Congreso, Felipe Sicilia. 

Ya en la tarde, Lastra tiene previsto reunirse con los representantes de ¡Teruel Existe!, el viernes lo hará con el PRC y la próxima semana con el BNG. Las tres formaciones podrían dar su voto positivo a Sánchez en la investidura si los socialistas se comprometen con sus respectivas agendas territoriales.