Ir a contenido

NEGOCIACIONES PSOE-ERC

Pere Aragonès, PDECat y PSC coinciden: "La declaración de Pedralbes es un buen punto de partida" para la investidura

El vicepresidente del Govern insiste en reclamar una "mesa de negociación" entre gobiernos o entre partidos

Núria Marín (PSC) también apunta al escenario de Pedralbes como un "punto de partida para avanzar"

Agencias

El coordinador nacional de ERC y vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, atiende a los medios, en Barcelona

El coordinador nacional de ERC y vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, atiende a los medios, en Barcelona / EFE

El vicepresidente del Govern y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, considera que el escenario de la declaración de Pedralbes es un "buen punto de partida" y un "buen esquema" para acercar a los republicanos a la investidura de Pedro Sánchez. Una idea que Núria Marín, la alcaldesa socialista de L'Hospitalet y presidenta de la Diputación de Barcelona, también hace suya  y que horas después, el PDECat ha secundado. (Siga en directo las negociaciones para la investidura).

Horas antes de la reunión entre la negociadora del PSOE, Adriana Lastra, y el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, Aragonès ha señalado en declaraciones a Onda Cero que todo lo que sirva para abordar el conflicto entre Catalunya y el Estado con una solución política acerca a ERC a investir a Sánchez.

Aragonès ha explicado, sobre la posibilidad de establecer una mesa de partidos, como ofrece el PSOE, y que ERC matiza que debe ser de "negociación", que el documento de Pedralbes se trata de un "buen punto de partida". "Podemos desarrollar ese acuerdo porque establecía un esquema de salida política", ha puesto en valor, entendiendo que el documento tenía "ambiguedad" para permitir que posiciones alejadas comiencen a "cambiar el marco de actuación". "No se debe cronificar el conflicto, sino buscar soluciones", ha señalado.

"Podemos ser flexibles"

Con todo, insiste en que puede ser otra propuesta a Pedralbes pero debe haber "mesa de negociación", con dos partes que defienden los intereses, que pueden ser los partidos o los gobiernos. "Podemos ser flexibles", ha dicho sobre los términos de esa hipotética mesa.

Para Aragonès lo relevante es que "haya libertad para poner encima de la mesa la solución que plantea cada parte, que los acuerdos tengan seguridad jurídica y haya garantías de cumplimiento".

Según ha recalcado, el independentismo no va a renunciar a la autodeterminación de Catalunya, pero entiende que de entrada en una mesa no se puede pedir a otra parte que renuncie a sus principios, en referencia al Gobierno. "La empatía es esencial para intentar encontrar caminos de solución. Para nosotros la solución es un referendum pero vamos a ver que propuesta hay por parte del Estado", ha indicado el vicepresidente catalán.

El PDECat se suma

El PDECat también defiende que la declaración de Pedralbes puede ser un "primer paso" por la investidura de Sánchez. Fuentes del partido han explicado a la agencia ACN que continúan abiertos al diálogo y a cualquier fórmula que permita un "acercamiento real" entre el Gobierno y la Moncloa.

Por otro lado, el partido que preside David Bonvehí cierra filas con Laura Borràs y confía en las gestiones y decisiones de JxCat en el Congreso. El PDECat secunda el lema de la campaña del 10-N de no apoyar a Sánchez "a cambio de nada", mientras haya presos y "exiliados".
La posición actual del PDECat contrasta con la que tenía después del 28-A. Cuando Borràs mantenía su 'no' a Sánchez, el entorno a Bonvehí reclamaba la abstención. El presidente del Gobierno, Quim Torra, la dirección de JxCat y otros actores como la JNC apostaban entonces por el rechazo al candidato socialista pero diferentes cargos locales y comarcales del PDeCAT mostraron su enojo hacia Torra, porque daba por hecho el 'no' de JxCat a Sánchez. A la vez, pedían la abstención de JxCat para abrir un proceso de diálogo posterior. Ahora, pero, el PDeCAT cierra filas con Borràs y los diputados electos en el Congreso.

Después del 28-A los presos también fueron focos de atención a la hora de decidir el voto a la investidura. En una carta a la dirección de JxCat, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull pidieron la abstención de la formación. Finalmente los tres dirigentes encarcelados a Lledoners viraron y aceptaron el 'no' al presidente español en funciones, posición que siempre ha defendido Borràs. Sànchez, Turull, Rull y Quim Forn -que tenían que ser cabezas de lista antes de quedar inhabilitados por el Supremo- no han hecho llegar ninguna indicación a JxCat, por ahora.

Marín (PSC) también apunta a Pedralbes

La alcaldesa de l'Hospitalet y presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín, también cree que la declaració de Pedralbes "podría ser un punto de partida para avanzar" hacia un acuerdo que permita la investidura de Sánchez.

En declaraciones a SER Catalunya, Marín ha señalado que si las partes "están de acuerdo", el escenario de Pedralbes puede servir para facilitar la investidura.