Ir a contenido

Vox fagocita a Cs y tutea al PP en Andalucía

El PSOE gana las elecciones y logra un escaño más,25, mientras que Unidas Podemos se deja seis diputados

La suma de las derechas se impone por tres puntos al bloque de izquierdas, como ya ocurrió en las autonómicas

Julia Camacho

Juan Marín (Cs), Juan Manuel Moreno Bonilla ( PP) y Alejandro Hernández (Vox), en el Parlamento regional.

Juan Marín (Cs), Juan Manuel Moreno Bonilla ( PP) y Alejandro Hernández (Vox), en el Parlamento regional. / EL PERIÓDICO

Andalucía volvió a confirmar este domingo que es el principal granero de votos del PSOE, dando la victoria en la comunidad a los socialistas y logrando 25 escaños de los 61 que aporta la región al Congreso de los Diputados, uno más que hace siete meses. Sin embargo, y al igual que ocurrió hace casi un año en los comicios autonómicos, el bloque de las derechas (PP, Cs y Vox) suma más en la comunidad, y representa ya el 49 % de votos frente al 46% que representan PSOE y Adelante Andalucía. A ello contribuye en gran medida Vox, la gran sorpresa de la jornada al duplicar sus resultados y pasar de 6 a 12 diputados, logrando el 20,37% de apoyos. Unos datos que confirman el peso que el desafío soberanista en Catalunya ha tenido en estos comicios y que sitúan a la formación ultraderechista como tercera fuerza en la comunidad, a dos décimas de los populares.

Las de este domingo son las segundas elecciones con menor participación de toda su historia: un 68,23%, dos puntos menos que hace siete meses y un porcentaje similar al de 2016, casualmente las únicas que no ganaron los socialistas. Durante todo el recuentoPP y Vox pugnaron por ser la segunda fuerza política en la región, empatados técnicamente en escaños y apoyos. Las diferencias eran de apenas 5.000 votos, por lo que todo se despejó al llegar a los “restos”, que favorecen tradicionalmente a las principales formaciones. Así, sólo cuando se alcanzó el 93% del escrutinio el PP pudo respirar, al ver que cerraba la noche como segundo partido de la comunidad con 15 diputados, tres más que la ultraderecha y cuatro más de los logrados el pasado mes de abril. La formación de Juan Manuel Moreno Bonilla logra rentabilizar así su llegada a la Junta de Andalucía y sus primeros meses de gestión: pasa de 787.384 a 870.506 votos y del 17,18% al 20,55%. Y de paso, vuelve a ser segunda fuerza política de la región, ya que el 28-A se vio superado por Cs en casi 25.000 votos. Mejoran en Málaga, la provincia de Moreno Bonilla; en Cádiz, Córdoba y Granada.

Vox sube siete puntos

Vox, por su parte, confirma el ascenso nacional. Pasa del 13,37% al 20,38% (612.921 votos frente a los 863.620 votos) y duplica sus diputados, logrando 12 escaños. Los nuevos diputados llegan por Almería, Cádiz, Sevilla y Málaga (el feudo tradicional del PP), Huelva y Jaén (estas dos, provincias donde no sacaron escaño en abril). Además, la formación ultraderechista que lidera Francisco Serrano supera a los populares en Almería, Cádiz, Huelva o Sevilla, siendo la segunda formación más votada en todas ellas. De hecho, mejora sus resultados hasta cinco puntos en municipios como El Ejido (Almería), con una gran presencia de inmigrantes irregulares, o Benahavís (Málaga), uno de los municipios más ricos de España y donde pasan del 23,48% de los apoyos al 31,77%.

Estos datos suponen además un pequeño terremoto en el ejecutivo regional, ya que demuestran que pese a no estar en el Gobierno son quienes mejor rédito sacan del pacto de legislatura de las derechas con sus amenazas para aprobar los presupuestos a cambio de introducir medidas como el PIN parental o el aumento de fondos para reforzar la seguridad en los centros de acogida de menores inmigrantes.

La otra gran novedad de la noche vino de la mano de Cs, que perdió 8 escaños y se dejó por el camino de estos siete meses casi medio millón de votos, pasando del 17,70% de apoyos a un escuálido 8,08% (342.623 frente a los 811.562 logrados en abril). Dos puntos más que la media nacional del partido, pero un dato llamativo por cuanto además supone dejar fuera del Congreso a dos de los pesos pesados de la formación naranja, Fran Hervías y José Manuel Villegas, que no logran revalidar su acta de diputados por Granada (donde pasan de 91.000 votos a poco más de 28.000), y Almería (donde pierden la mitad de los votos). Sus tres escaños se limitan a Cádiz, la provincia de su líder regional Juan Marín; Málaga, donde cogobiernan la Diputación provincial y el Ayuntamiento con el PP, y Sevilla.

En el lado de la izquierda, el PSOE demuestra una vez más por qué Andalucía es su granero tradicional. Los socialistas encabezados por Susana Díaz, resueltas ya sus diferencias con Pedro Sánchez, logran en Huelva un escaño más y se sitúan en 25 diputados, pese a perder un punto (33,39% frente al 34,22% de abril) y 163.000 apoyos (1.414.652 votos este domingo frente al 1.568.682). Y aunque superan a sus adversarios en votos, empatan a escaños en Almería y Córdoba con Vox y PP respectivamente.

Unidas Podemos, que durante los meses previos alzó su voz para tratar de concurrir a las urnas bajo el paraguas de la confluencia regional de izquierdas Adelante Andalucía sin éxito, pierde poco más de 100.000 votos respecto al 28-A (553.167 frente a 654.944 apoyos) y apenas un punto (13,05% frente al 14,29% de abril). La formación que lidera Teresa Rodríguez se deja tres escaños: uno en Cádiz, donde mantienen el único ayuntamiento del cambio en manos de José María González Santos; Huelva y Málaga, donde sólo salvan el escaño de Alberto Garzón. Por su parte, Más País, que concurría en cuatro circunscripciones, Sevilla, Málaga, Cádiz y Granada, se queda sin escaño y logra 55.000 votos, un 1,3% de los apoyos.