Ir a contenido

Resaca postelectoral

Abascal pide al PP "que deje de disimular" y pacte con el PSOE

El líder de Vox anuncia que su partido se presentará a las elecciones catalanas como "la principal alternativa al separatismo"

En el partido de extrema derecha calculan que han rebidio 300.000 sufragios de personas que en otras ocasiones votaron al PSOE

Juan José Fernández

El líder de Vox, Santiago Abascal, analiza los resultados de las elecciones generales.

El líder de Vox, Santiago Abascal, analiza los resultados de las elecciones generales. / DAVID CASTRO

El presidente de Vox, Santiago Abascal, cree que el PP "debería dejar de disimular" y "ponerse de acuerdo con el PSOE y Ciudadanos" ya que los tres "comparten temas como la Memoria Histórica, la ideología de género, defensa de las autonomías, más o menos las mismas políticas migratorias y la posición ante la Unión Europea". De hecho, ha llegado a tildar de "poco patriótica" una actitud de los populares contraria al pacto.

Abascal ha comparecido ante los medios de comunicación junto a los cuatro miembros más destacados del Comité Ejecutivo del partido de extrema derecha, el secretario general, Javier Ortega-Smith, el portavoz parlamentario Iván Espinosa de los Monteros, la líder en Madrid, Rocío Monasterio, y el eurodiputado y portavoz de campaña Jorge Buxadé.

Según Abascal, "la gobernabilidad no es responsabilidad de Vox, es de otros. Entenderemos que dejen de disimular y se pongan de acuerdo". El político alavés ha querido dejar claro que "Vox votará en contra de cualquier gobierno  integrado o liderado por el partido socialista".

Abascal ha reconocido sin embargo que de esa responsabilidad de la gobernabilidad de España depende la evolución de los acontecimientos futuros en Catalunya: "Depende de si se forma un frente popular liderado por Pedro Sánchez y con los partidos separatistas, o si el PSOE pacta con el PP y Ciudadanos. No podemos adelantarlo".

Aunque, eso sí, ha pedido más medidas policiales "para que no se permitan manifestaciones ilegales como la de hoy, que ha cortado impunemente carreteras ahogando la economía de todo Levante. La principal urgencia del día de hoy es exigir la restauración del orden constitucional en Catalunya y la devolución de la libertad a millones de catalnaes que se sienten secuestrados por un golpismo totalmente impune".

Trasvase de votos

De hecho, aludiendo a esa situación en Catalunya ha comenzado una rueda de prensa convocada tras la celebración esta mañana de una reunión de la cúpula del partido para analizar los resultados del 10-N, y de la que una de las conclusiones más llamativas que han extraído es que 300.000 exvotantes del PSOE, según sus cálculos, han elegido a Vox.

La explicación: "Hemos vuelto a penetrar en el electorado socialista por nuestra defensa de la unidad nacional y entendemos que porque mucha gente que vive en barrios modestos está conviviendo con los problemas de la inmigración, y también por vuestra defensa de la igualdad de derechos en todo el territorio nacional frente al Estado de las autonomías", ha dicho Abascal.

En la debacle de Ciudadanos no ha querido entrar, más allá de conjeturar que "tiene que ver con una falta de claridad en algunos planteamientos y con posiciones cambiantes", ha dicho Abascal, para añadir: "Hago un reconocimiento a la figura de Albert Rivera como patriota".

Catalunya

En dos ocasiones ha alardeado Abascal de sus resultados en Catalunya, "con dos diputados en Barcelona, resultados superiores a los de Ciudadanos y a los del Partido Popular", lo que le ha permitido anunciar que Vox se presentará a las elecciones catalanas como "principal alternativa al separatismo"

En la noche de este domingo, celebrando los resultados obtenidos, Abascal denunció que "España se ve pisoteada por países socios que se permiten el lujo de no entregar a los golpistas". Preguntado por EL PERIÓDICO sobre qué medida propondría para convencer a jueces extranjeros de que entreguen a Puigdemont, Abascal ha dicho que "España debería salirse inmediatamente de la euroorden y decirles a los países que se niegan a entregar a delincuentes que ningún delincuente reclamado por esos países será entregado mientras no haya una corresponndencia".

En la cúpula de Vox no saben cuánto ha contribuido la situación de Catalunya a su remontada electoral. "No tenemos elementos demoscópicos para saber si lo que está ocurriendo en Catalunya o la inmigración han sido más importantes en el auge de Vox", ha explicado Abascal.

Contra la prensa

El líder de Vox ha vuelto a denunciar a la prensa. También a la conservadora. "Tenemos una potencia notable en redes sociales, que permiten una comunicación directa con la gente sin la distorsión sistemática de nuestro mensaje", explicó; lo cual no es óbice para una amarga queja: "Hemos observado cómo por parte de los medios de la derecha se ha procedido a una culpabilización implacable y brutal de los votantes de Vox, a los que poco menos se culpa de la victoria de Pedro Sánchez. Y por parte de los medios progres, una criminalizacion sin compasión y desatada. Responsabilizamos a los medios de cualquier tipo de amenaza que se produzca contra nuestras familias como consecuencia de la criminalizacion sistemática".

Abascal ha añadido que no piensa cambiar su política de veto a ciertos medios, en especial a los del grupo Prisa, a los que culpa de "proponer un cordón sanitario contra Vox".

El presidente de Vox ha expresado su satisfacción por los resultados electorales "absolutamente extraordinarios", y valora especialmente el 38 por ciento de voto en Murcia, "el cinturón verde de Madrid" y el 20 por ciento en Andalucía.

Vox "no practica el chantajismo, y no va a subir el precio de sus apoyos allí donde los está facilitando", ha dicho Abascal, que  ha descrito a la nueva fuerza electoral de su partido como "3.641.000 españoles que no están fabricando explosivos, que no están cortando carreteras, que no están amenazando los mítines de otros partidos políticos, ni atacando el orden constitucional, ni atacando la separación de poderes, ni incumpliendo sentencias, ni cuestionando el sistema democrático ni atacan la unidad nacional. Son trabajadores, son familias, son hombres y mujeres en busca de futuro, también del campo, solidarios, preocupados por el bien común, gente buena y pacífica".