Ir a contenido

ERC logra el bis en Catalunya pero se deja dos escaños

Rufián gana al PSC por la mínima en actas pero aumenta la distancia en voto

Xabi Barrena

Gabriel Rufian, durante la noche electoral.

Gabriel Rufian, durante la noche electoral. / ELISENDA ROSANAS (ACN)

Una de las constantes de ERC desde que Oriol Junqueras se hizo cargo del partido es que, elección tras elección, fueran al Parlament, municipales, al Congreso o europeas, los republicanos siempre avanzaban. ERC halló ayer el primer cambio de inflexión. Leve, si se quiere. Sin efectos, arguirán los más afectos, por cuanto la machada de abril, el triunfo en unas elecciones generales, por encima de un PSC en el Gobierno, se repitió ayer. E incluso con mayor diferencia en votos. Cierto. Pero ERC se  dejó ayer dos escaños y otros tantos puntos porcentuales de voto. Y 160.000 votos

Todo es cierto. También que con respecto a marzo, el resultado neto es de cuatro escaños más, de nueve a 13. Y que en cuanto a las sumas para la investidura de Pedro Sánchez, poco ha variado. Y quizá en la gestión de ese papel clave para la gobernabilidad española cabe explicar los dos diputados perdidos. La sensación de querer investir a Sánchez de manera ‘gratis total’ puede haber lastrado al republicano.

Porque este 10-N ha contado con un actor nuevo, con respecto al 28-A, como es la CUP, que, vistos los guarismos, ha mordido mucho más en el electorado republicano que en el de JxCat.

Consecuencias catalanas 

Y la reflexión que deja la noche,  con la disminución de la diferencia entre republicanos y posconvergentes (en escaños y en votos), con respecto a abril, es sí lo de ayer puede marcar tendencia. Y sobre todo, si puede dar suficiente moral y arrojo a Quim Torra para perder el miedo a una convocatoria electoral. 

«Nos felicitamos por el gran resultado del independentismo, que ha aumentado un representante en el Congreso», dijo Pere Aragonès en las valoraciones de la noche electoral en la estación del Nord.

«Quiero felicitar a nuestros compañeros de viaje» corroboró Gabriel Rufián, poco después. El doble vencedor en este 2019 solo vio una sombra en el escrutinio, y es el resultado de Vox. «Que sepa Vox, el fascismo, que nos tendrán enfrente», lanzó el republicno de manera desafiante. Hacia 11 años que un partido no repetía triunfo en las generales en Catalunya.

Aragonès, por su parte, puso en valor la nueva victoria sobre el PSC, en un terreno tradicionalmente abonado para los socialistas, como son los comicios generales. 

Un triunfo con respecto al PSCmás estrecho en escaños (de 15 a 12 a 13 a 12) pero más holgado que en el 28-A, ya que se pasó de una ventaja de 1,40  puntos a otra de más de 2. De  58.000 votos a más de 70.000 de diferencia. Y en la provincia de Barcelona, los republicanos recortaron más de un punto la ventaja de los socialistas.