Ir a contenido

CAMINO A LAS URNAS

El PPC acusa a Sánchez de aliarse con ERC para "traicionar el pacto del 78"

"La derrota de la nación española es la plurinacionalidad", censura Álvarez de Toledo

Júlia Regué

Los candidatos del PP a las elecciones generales por las circunscripciones catalanas.

Los candidatos del PP a las elecciones generales por las circunscripciones catalanas. / EFE / ENRIC FONTCUBERTA

El PP catalán ha llevado este viernes la campaña a la plaza de Urquinaona, uno de los epicentros de los disturbios tras la sentencia del 'procés', y ha aprovechado la escena para bromear sobre el "adoquín" que mostró Albert Rivera en el debate televisivo a cinco y a la vez endurecer el tono contra el presidente en funciones, Pedro Sánchez

La flamante número uno por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, ha vuelto a empuñar el término "traidor" que habían borrado del discurso popular tras el 28-A para consolidar un giro discursivo más moderado, y le ha acusado de buscar complicidades en ERC para "traicionar el pacto del 78" reflejado en la Constitución. "La derrota de la nación española es la plurinacionalidad, una derrota de la España de ciudadanos libres e iguales ante la ley en un orden constitucional", ha sentenciado, para pedir que los electores concentren el voto "patriótico" en sus siglas.

"No hemos venido a reponer la baldosa de Rivera. Le llama adoquín, pero no es un adoquín, es una baldosa, es un panot", ha arrancado ante unos cincuenta simpatizantes. "Aquí se ha roto uno más de los mitos del nacionalismo que es su amor a Catalunya. Sabíamos de su odio a España, lo que les mueve, pero lo que no conocíamos con esta claridad es de su odio a Catalunya", ha apuntalado para coser un vínculo entre el independentismo y la violencia, algo que a su juicio rebobina a los años 70.

Unos altercados de los que, de repetirse, ya avanzan que responsabilizarán a Sánchez. "Ahora van directamente contra las urnas, contra la democracia. Tanto decir 'queremos votar' y ahora están jugando con la idea de impedir que votemos todos. Es un Tsunami antidemocrático y siempre lo ha sido", ha proseguido. 

Desde lo que considera un "lugar de resistencia", ha pedido "perdón" a los "demócratas" catalanes que se hayan podido sentir "abandonados" por el Estado, y se ha comprometido a que eso no vuelva a ocurrir. En esta dirección, ha revelado que se acercó a la plaza de Urquinaona para ver cómo había quedado tras el paso de los disturbios y que después se trasladó al hospital para conocer el estado del policía nacional herido: "La suya era una imagen del sacrificio, de lo que cuesta la defensa de la democracia".

"Cero daños"

El dirigente del PPC, Alejandro Fernández, ha llamado a depositar la papeleta azul en las urnas porque "el PP está en disposición de ganar las elecciones". "Todo empezará a partir del 11 de noviembre. La Catalunya silenciosa o silenciada volverá a ser la protagonista de su futuro", ha enfatizado.

Por su parte, el edil popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Josep Bou, ha repasado las consecuencias de los disturbios para contraponer los "cero daños" del constitucionalismo. "Fue un lugar de revueltas en Catalunya auspiciadas desde la Generalitat pero muy bien tramadas por la gente de paz", ha aseverado tirando de visible ironía. Bou ha insistido en que la victoria el próximo 10-N es "echar a Sánchez de la Moncloa" y ha censurado que eso "solamente lo va a poder conseguir el PP": "Alguien dijo catalanes a las armas, ahora yo digo catalanes a las urnas", ha zanjado.