Ir a contenido

La fiscalía lleva al juzgado a Vox por imputar un abuso sexual a magrebís cuando fueron españoles

La fiscal de delitos de odio considera que hay indicios suficientes de que el partido ultraderechista de Abascal incitó al odio en el tuit donde mentía sobre la nacionalidad de los 5 investigados en Cullera

Teresa Domínguez

El líder de Vox, Santiago Abascal, antes del debate a cinco este lunes.

El líder de Vox, Santiago Abascal, antes del debate a cinco este lunes. / RICARDO RUBIO EUROPAPRESS

La fiscal coordinadora de delitos de odio de València, Susana Gisbert, ha llevado al juzgado al partido de ultraderecha Vox por un supuesto delito de odio por el tuit en el que mentía atribuyendo nacionalidad marroquí a los cinco españoles, todos ellos residentes en Riola, investigados a finales de julio por un presunto abuso sexual en grupo a una mujer en una playa nudista de ese municipio de la Ribera Baixa, según informa 'Levante-EMV'.

El tuit que dio origen a la apertura de diligencias penales por parte de la Fiscalía, diligencias que ahora han sido trasladadas a los juzgados de Sueca para que su decanato designe qué juzgado debe investigarlo, fue publicado en la cuenta oficial de Twitter del partido ultraderechista nueve horas y media después de que lo hiciera la polémica publicación digital mediterraneodigital.es.

En el texto, Vox se hacía eco de la noticia publicada por el diario 'El País' donde se informaba del abuso sexual, y se atribuía el hecho a "cinco magrebíes", a pesar de que 'Levante-EMV' había publicado un día antes y en exclusiva la noticia y había informado, sin dejar lugar a la duda, de que los cinco detenidos eran cinco españoles y residentes en un municipio de la Ribera.

De hecho, Levante-EMV fue también el primero en informar de que los cinco sospechosos son naturales de València y residentes todos ellos en Riola (Ribera Baixa). Aún así, tanto la web citada como el partido de extrema derecha en su cuenta oficial, Vox Noticias, decidieron afirmar que los sospechosos eran cinco magrebíes. Y no sólo eso. También se permitieron, en un texto con varias faltas de ortografía, dar lecciones a los autores de la noticia del rotativo madrileño afeándoles, con su retórica habitual, que se les había "olvidado un detalle", para añadir a continuación: "Imprescindible puntualizar el origen extranjero [ellos escribieron extrajero] de la mayoría de los violadores para que los españoles tomen conciencia del tipo de delincuentes a los (sic) estáis abriendo las puertas y subsidiando con el dinero de todos".

El asalto sexual

Tal como publicó en exclusiva este diario, los hechos sucedieron el 15 de junio cuando una mujer de 40 años que salía de la playa naturista del Mareny de San Lorenzo, en Cullera, fue acorralada por los cinco vecinos de Riola, de entre 40 y 50 años, quienes presuntamente la sometieron a tocamientos y le lanzaron frases vejatorias al tiempo que dos de ellos se bajaban los pantalones.

Los hechos ocurrieron cuando la víctima salía de la playa hacia el aparcamiento, donde estaba su coche, y después de que ella los sorprendiera espiándola, a ella y a otras bañistas, agazapados entre las dunas. La mujer, que incluso tuvo que pedir auxilio a una pareja, denunció los hechos ese mismo día, pero los cinco supuestos agresores no fueron detenidos hasta una semana más tarde.

Este diario decidió publicar, ese mismo día en su versión digital, una actualización de la noticia informando de que los cinco detenidos son de nacionalidad española, valencianos de origen y residentes en la Ribera, después de constatar que en varias redes sociales comenzaba a circular la falsedad de que se trataba de cinco magrebíes. Incluso la Guardia Civil, que no informa nunca de la nacionalidad u origen de los detenidos, se vio en la obligación de aclarar que eran españoles y no extranjeros.

Todo ello dio pie a que la fiscal de delitos de odio abriese unas diligencias que ahora han ido a parar a un juzgado de Sueca.

Temas: Vox Racismo