Ir a contenido

PROPOSICIÓN NO DE LEY

PP y Cs se suman a Vox y piden ilegalizar los partidos separatistas

Los tres partidos solicitan en la Asamblea de Madrid que el Gobierno actúe contra los independentistas

Europa Press

Santiago Abascal, de Vox; Albert Rivera, de Ciudadanos, y Pablo Casado, del PP, en el desfile del 12 de octubre en Madrid.

Santiago Abascal, de Vox; Albert Rivera, de Ciudadanos, y Pablo Casado, del PP, en el desfile del 12 de octubre en Madrid. / EFE / JAVIER LIZÓN

Vox, PP y Ciudadanos han pedido juntos en la Asamblea de Madrid que el Gobierno central proceda a ilegalizar "los partidos separatistas que atenten contra la unidad de la nación con los instrumentos legales a su alcance o procediendo a las reformas legales que habiliten a ello".

Lo han hecho a través de una Proposición No de Ley (PNL), debatida en el Pleno de la Cámara autonómica, y que ha contado con el rechazo de PSOE, Más Madrid y Unidos Podemos-IU.

En ella han instado a la Unión Europea a "que inscriba a los denominados como CDR (Comité para la Defensa de la República) en la lista de organizaciones criminales y terroristas", remitiendo a tal fin expediente con los datos relativos a la investigación judicial seguida por la Audiencia Nacional.

Además, han pedido que se proceda "de inmediato" a suspender "cualquier pago y en su caso revocar y ordenar el reintegro de todo tipo de subvenciones o ayudas públicas que pudieran estar percibiendo de cualquier organismo público autonómico, los denominados CDR o cualquier otra asociación u organización que tenga relación directa o indirecta con la misma".

"Catalunya y otras comunidades"

En el debate parlamentario, el diputado de Vox José Ignacio Arias ha justificado la presentación de esta iniciativa por "las centenares de imágenes y testimonios que desde hace más de dos años se están produciendo en Catalunya" pero ha hecho especial hincapié en las declaraciones de los CDR detenidos.

"La culminación de todos los actos violentos, tenencia de sustancias para fabricar explosivos, la tenencia de armas de guerra con el objetivo de asaltar el Parlamento catalán para que el señor Torra se pudiera atrinchear después de proclamar la República no ofrecen dudas", ha lanzado. A su parecer, quieren imponer "en Catalunya, y no a más tardar, en otras comunidades".

A pesar de su voto favorable, la diputada de Ciudadanos Araceli Gómez ha afeado a Vox la presentación de esta propuesta cuando encima de la mesa está el debate "de su propia ilegalización por atentar contra el ordenamiento jurídico" al ir contra la igualdad y la discriminación así como por llevar iniciativas sin rango de ley a la Asamblea cuando ni siquiera creen en "el Estado autonómico".

Críticas del PP 

La parlamentaria del PP Yolanda Ibarrola ha condenado los hechos sucedidos en Catalunya y ha criticado la "dejación de funciones" del Gobierno del PSOE pero ha recordado a Vox que la Asamblea no es "un foro para hacer campaña". A pesar de que comparten la finalidad perseguida por la iniciativa y lo que subyace de ella, a su parecer, está presentada con una redacción "de brocha gorda". Así, y también pese al posicionamiento del grupo a la hora de votar, ha criticado la ajuridicidad de la propuesta, sin entrar en que podría ser "desconocimiento normativo", y que busca "la confrontación en temas que deberían ser consenso básicos".

Línea roja

El diputado de Unidas Podemos-IU Tito Morano ha recordado que "no hay ninguna condena judicial" y ni siquiera "una acusación formal" contra los CDR por lo que ha afeado que estén planteando que el Ejecutivo les declare culpable "sin juicio". Y en cuanto a la ilegalización de partidos, Morano ha sostenido que lo planteado se basa en "una normativa legal de Franco y de Mussolini", por lo que solo tiene un nombre: "fascismo".

El diputado Más Madrid Pablo Gómez Perpiyà ha sostenido que Vox ha pasado "una línea roja" y ha calificado al iniciativa "esperpento político y legal". "Ilegalizar a los partidos... ¿qué tipo de ley de la selva creen que tenemos por Constitución?", ha preguntado a la bancada. A su parecer, el verdadero problema es que PP y Ciudadanos "han roto el espíritu" de la Transición al pactar con "las rémoras del Franquismo". 

El parlamentario del PSOE José Manuel Uribes ha indicado que se trata de una proposición "improcedente formal y legalmente", no solo por el lugar sino por los valores o los contravalores "que esconde". "Se lo hemos dicho por activa y por pasiva a los independentistas y ahora hay que decírselo a ustedes: en una democracia de verdad las ideas no delinquen, salvo que expresen odio; delinquen los hechos, no las palabras. Esta es la grandeza de nuestra democracia constitucional", ha concluido.