26 sep 2020

Ir a contenido

DINERO PÚBLICO GASTADO EN PROSTÍBULOS

Chaves abandona la comisión de investigación del Parlamento andaluz tras denunciar su "instrumentalización"

El expresidente andaluz reprocha que se le cite en pleno cierre de la campaña electoral

Susana Díaz, José Antonio Griñán y María Jesús Montero ya avisaron que no acudirían

Julia Camacho

El expresidente andaluz Manuel Chaves.

El expresidente andaluz Manuel Chaves. / EUROPA PRESS

El Parlamento de Andalucía ha vivido este jueves una jornada insólita a cuenta de la negativa del expresidente autonómico socialista Manuel Chaves a declarar en la comisión que investiga las supuestas irregularidades en el uso de fondos públicos de la extinta Fundación Andaluza para el Fomento del Empleo (Faffe), uno de cuyos dirigentes gastó más de 42.000 euros con la tarjeta de crédito oficial en prostíbulos de la región.

Chaves, que fuera presidente de la Junta de Andalucía durante 19 años, ha acusado a PP, Cs y Vox de "instrumentalizar" la comisión al fijar las comparecencias de dirigentes socialistas en pleno cierre de campaña electoral, reprochándoles además que se haya roto de forma "arbitraria" la "neutralidad política" exigida a la Cámara regional, lo que contribuye, ha añadido, a la desafección de los ciudadanos.

Chaves era máximo responsable de la Administración andaluza cuando supuestamente se cometieron los desmanes y las irregularidades en la Faffe, un organismo dependiente de la Consejería de Empleo. La entidad, que dispuso de un presupuesto de 828 millones de euros entre 2004 y 2010, terminó convertida según las investigaciones en un coladero de cargos afines al PSOE, además de detectarse diversas irregularidades como el uso de las tarjetas oficiales en clubes de alterne, como denunció el PP durante la pasada campaña electoral autonómica.

En la pasada legislatura, Cs ya intentó llevar a cabo una comisión de investigación parlamentaria para depurar responsabilidades políticas del caso que ya investigan los tribunales, pero el PSOE solo accedió cuando ya sabía que adelantaría la cita con las urnas, por lo que la comisión decayó inmediatamente.

Citaciones a 72 horas de acudir a las urnas

Desde la llegada de PP y Cs al Gobierno andaluz en enero, la comisión ha sido uno de los asuntos pendientes, aunque no se decidió ponerla en marcha hasta justo el inicio de la campaña electoral del 10-N. La mayoría que, con el apoyo de Vox, tienen estas formaciones en la Cámara autonómica permitió además fijar el inicio de las comparecencias justo a 72 horas antes de la cita con las urnas. El PSOE andaluz trató hasta el último momento de aplazar la comisión, apelando precisamente a la interferencia con el proceso electoral, pero fue en vano.

No obstante, los otros comparecientes citados para este jueves ya adelantaron que no acudirían: José Antonio Griñán y Susana Díaz han argumentado que no han recibido la citación, mientras que la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha justificado que a esa hora tenía un debate en directo con otros candidatos y ha apelado además a un informe del Consejo de Estado que niega a la Cámara autonómica competencias para citar a un miembro del Ejecutivo central.

En una sesión muy tensa, Chaves ha reprochado a los partidos de derechas "la necesidad imperiosa que existía para citarme antes de la fecha electoral". "Siempre que quieran investigar la verdad, me tendrán", pero "tengo la sensación de haber sido manipulado e instrumentalizado en mi condición de ciudadano y de expresidente de la Junta, deberían haber tenido una deferencia democrática para haberme citado en estas condiciones", ha afirmado, ante las quejas del presidente de la comisión, Enrique Moreno (Cs) para que aflojara las críticas y se ciñera al motivo de la comparecencia. En algunos momentos, Montero ha llegado incluso a silenciarle el micrófono. "Es insólito y no me lo podrán negar", ha seguido Chaves, que ha subrayado el hecho de que esta comisión es la única actividad de la Cámara regional en la semana previa a las elecciones.

Abandono y bronca

Por este motivo, Chaves se ha acogido a su derecho a no declarar, y ha solicitado permiso para ausentarse de la sala y no tener que escuchar las preguntas de los integrantes de la comisión, lo que hubiera "violentado" tal derecho. Y ha sido en este momento cuando ha empezado la bronca. Mientras Chaves recogía sus papeles y trataba educadamente de marcharse, el presidente de la comisión le negaba el permiso para irse y se encaraba con él.

Han seguido entonces los gritos entre los partidos políticos. Tanto los diputados de Vox como del PSOE coincidían voz en cuello que era una "vergüenza" lo que estaba sucediendo, pero por diversos motivos. Finalmente, Chaves ha abandonado la sala y los representantes de PP, Cs y Vox han aprovechado sus turnos de palabra para pronunciar "mítines", como ha denunciado Adelante Andalucía.