19 sep 2020

Ir a contenido

LOS PREMIOS PRINCESA DE GIRONA

Escrache soberanista a los invitados a la ceremonia oficiada por el Rey

Miles de personas protestan contra la presencia de la familia real en Catalunya

Los manifestantes hacen una hoguera con la quema de fotografías del Monarca

Júlia Regué

Varios manifestantes increpan al concejal del PP, Josep Bou, en el Palau de Congressos.  / FERRAN NADEU

Enésima protesta soberanista contra la presencia del Rey en Catalunya, en esta ocasión en los aledaños del Palau de Congressos donde se celebraba la ceremonia de los premios de la Fundació Princesa de Girona. Miles de personas respondieron al llamamiento de la ANCPícnic per la RepúblicaArran y los CDR y se conjuraron en la Diagonal de Barcelona a la altura de la calle Doctor Marañón durante más de cinco horas custodiados por un fuerte cordón de los Mossos d’Esquadra. Los concentrados obstaculizaron el paso de algunos invitados y los increparon cuando trataban de acceder al recinto tanto por la avenida  como a través del Club de Polo. 

El concejal del PP, Josep Bou, se encaró con algún que otro manifestante tras ser escupido, zarandeado e insultado a gritos de "fascista", "cobarde" y "provocador". "Treinta años de adoctrinamiento y ahora sufrimos todo esto", espetó Bou. También fue víctima del escrache el expresidente de Societat Civil Catalana, Josep Ramon Bosch, que tuvo que buscar otro acceso, como algunos empresarios. Algunos periodistas fueron también hostigados por los manifestantes.

Al dar por comenzado el evento oficiado por la familia real, los soberanistas se distribuyeron en círculos y quemaron fotografías del Rey. Una gran hoguera permaneció activa en el centro de la calzada, y los manifestantes la alimentaron con papel de váter, propaganda electoral de Vox, ramas de árboles y hasta un colchón. Con el olor a chamusquina, dieron rienda suelta a las caceroladas y a las consignas de "Fuera el Borbón".

Los más jóvenes entonaron lemas como "Urquinaona, ho tornarem a fer", en alusión a las protestas que terminaron con altercados en el centro de la capital catalana tras darse a conocer la sentencia del ‘procés’, y lanzaron objetos al cordón, aunque la jornada de este lunes se zanjó sin enfrentamientos con la policía autonómica. Unas cuatro personas trataron de acercarse a la zona con una bandera española pero los Mossos evitaron el choque. 

Los tres partidos independentistas enviaron sus respectivas delegaciones a la concentración, a la que también acudió la presidenta de la ANC. Aunque no asistió representación de Òmnium Cultural, tanto Jordi Cuixart como el vicepresidente Marcel Mauri apoyaron la movilización: "Ningún súbdito, todos reyes", publicó el líder de la entidad.

Apoyo al Rey

En paralelo, PP, Cs, Vox y SCC acudieron a un acto improvisado que reunió a un centenar de personas en la plaza del Rei de Barcelona para mostrar su espaldarazo a Felipe VI y "homenajear" a la monarquía española. 

"Me gustaría condenar enérgicamente los fascistas intentos de impedir que personas que querían acudir a escuchar al rey pudieran hacerlo", denunció la número uno del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo

Por su parte, el presidente de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, cargó contra el nacionalismo "disgregador y decimonónico" y aseguró que "el ataque por parte de los radicales separatistas está claramente dirigido a España". "El monarca representa la democracia", insistió.