Ir a contenido

EL LABERINTO CATALÁN

Máxima alerta policial por la visita del Rey a Barcelona y por el 10-N

Los CDR y la CUP convocan a manifestarse en la entrega de los premios Princesa de Girona

Los Mossos y la Policía preparan un gran dispositivo para blindar la Diagonal

Daniel G. Sastre / Guillem Sànchez

Centenares de personas protestaron anoche en la avenida Diagonal, ante el Palau de Congressos, por la visita del Rey a Barcelona 

Centenares de personas protestaron anoche en la avenida Diagonal, ante el Palau de Congressos, por la visita del Rey a Barcelona  / ALBERT GEA REUTERS

Un cúmulo de casualidades han convertido la visita del Rey a Barcelona de este lunes en uno de los principales acontecimientos de la campaña. Con Catalunya convertida en el centro del debate electoral, y con parte del independentismo en ebullición tras la sentencia del ‘procés’, la cita está marcada en rojo en todos los calendarios.

En una reunión del patronato de la Fundación Princesa de Girona celebrada en diciembre del 2018 se decidió que este año otorgaran sus premios en noviembre, en vez de en junio como es habitual. Se cumple el décimo aniversario de la Fundación, y querían organizar un acto especial.

Estreno de Leonor

Nadie se imaginaba entonces que la fecha coincidiría con una campaña electoral de alto voltaje. Además, este año es el primero en el que la Princesa Leonor, que ya tiene 14 años, toma la palabra en este tipo de actos. Ya debutó en Oviedo, hace dos semanas, y sería una enorme sorpresa –aunque no hay confirmación oficial- que en Barcelona no hablara, y que no lo hiciera en catalán.

Así que el acto constituye una ocasión perfecta para que quienes llevan calentando la calle en Catalunya desde que se publicó la sentencia del ‘procés’ obtengan una gran repercusión. Al menos eso han pensado colectivos como los CDR, Arran, la CUP o Pícnic per la República: todos ellos han convocado a protestar frente al Palau de Congressos contra la visita real, con lemas como"Catalunya no tiene rey" o"Ni rey ni miedo".

Incluso podría unírseles JxCat, que, junto a ERC, pidió el pasado jueves a la Junta Electoral que aplazara el acto del Rey porque considera que será"electoralista" y beneficiará solo a las formaciones políticas"constitucionalistas".

Cuando le preguntaron qué pasaría si su recurso no prosperaba, la candidata de JxCat, Laura Borràs, respondió que su formación va a estar"al lado de la gente", sin más concreciones."Veremos cómo organizamos esta voluntad de que no haya un intermediario de parte en la escena de las elecciones", añadió.

Dos fechas complicadas

Los Mossos d’Esquadra, a través de los datos que maneja la Comissaria d’Informació, consideran que la visita del Rey a Barcelona es unas de las dos fechas clave en el calendario de movilizaciones más inmediato. La otra jornada complicada es la de las elecciones generales del próximo fin de semana.

La organización del evento en Barcelona agrada más a los responsables policiales que su ubicación en Girona, ciudad que originalmente acogía la gala de unos galardones que llevan el nombre de Leonor. La complejidad de blindar el Palau de Congressos, en la entrada de la avenida Diagonal, es menor que el de proteger un emplazamiento en una ciudad como Girona, más pequeña y en la que la sensación de asedio policial se haría mucho más presente.

El Ministerio del Interior ha enviado para estas dos fechas, las elecciones y la visita del Rey, 250 agentes antidisturbios más. Los nuevos efectivos, que refuerzan las medidas del nivel 4 antiterrorista, se integrarán en un dispositivo que se sigue coordinando desde el CECOR de la Conselleria d’Interior. En la sala conjunta, ubicada en la planta baja del departamento del paseo de Sant Joan, se reciben imágenes en tiempo real y los mandos de los Mossos, en colaboración con los de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, lideran la contención de los disturbios. Así han funcionado desde que salió la sentencia contra los líderes del ‘procés’.

La decisión de que los cuerpos estatales participaran del dispositivo conjunto la tomó el exdirector general de los Mossos, Andreu Joan Martínez. El objetivo era que comprobaran personalmente cómo trabajaba la policía catalana para borrar el menor atisbo de duda acerca de su compromiso de garantizar el derecho a manifestación pero también la seguridad de todos los ciudadanos. La coordinación se mantendrá de esta forma durante la visita del Rey.