Ir a contenido

Junqueras a Sánchez: "Su tiempo se está agotando. Yo no tengo prisa"

El republicano envia una carta al líder del PSOE en que le recrimina haberse negado a dialogar

"Frívolo", "veleta" y "autoritario" forman parte del catálogo de términos que el líder republicano le dedica

Xabi Barrena

Oriol Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso del pasado 21 de mayo, en Madrid.

Oriol Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso del pasado 21 de mayo, en Madrid. / REUTERS / SERGIO PÉREZ

El presidente de ERC, Oriol Junqueras ha remitido este domingo una carta al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la que le afea y critica su gestión desde distintas perspectivas, especialmente, en lo que al conflicto catalán se refiere. En un tono adusto, alejado del florentinismo de otras veces, Junqueras tilda a Sánchez de “veleta”, “frívolo” y de “autoritario”. Asimismo, se mantiene en que “la única salida posible a este conflicto pasa por las urnas, por un referéndum en Catalunya”.

La crítica que preside todo el escrito (al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO)  es la de la falta de voluntad dialogadora por parte del Ejecutivo socialista. “Quizá ahora no quiera o no le convenga recordar que usted llegó a presidente del Gobierno gracias al apoyo explícito que el independentismo ”, proclama Junqueras ya de salida, para, después sentenciar: “Pero a pesar de la represión, lo hicimos con una sola condición: el diálogo. El mismo diálogo del que usted tanto alardeaba, ¿recuerda? Fueron muchos los que le creyeron, por ello la decepción ha sido aún mayor cuando se ha hecho patente que no tiene el arrojo suficiente para servir a su propia palabra".

El líder de  ERC afirma que su patido se mantiene en el mismo sitio, lo que metafóricamente simboliza como “sentados en la mesa” , mientras que ve a Sánchez “girando como una veleta y desorientado". También apunta que le recuerda "demasiado a esa derecha que apartamos del poder, cada vez más aislado y autoritario".

Puerta abierta a los ultras

Sobre los comicios del 10N, el presidente de los republicanos acusa al secretario general de los socialistas de “especular con la demoscopia” y ahora su “frivolidad le pasa factura”. “No solo no ha resuelto ningún problema, sino que los ha agravado. Ha abierto de nuevo la puerta” a una “derecha todavía más extrema”, asevera, “poniendo en peligro derechos y libertades no solo de los independentistas, ni siquiera de los catalanes, sino de todos” los españoles.

El ataque a la figura de Sánchez y al PSOE es continuo a lo largo de la misiva. “De una persona que lidera un partido que se pretende de izquierdas esperábamos algo más. No mucho más, conociendo los antecedentes, se lo digo sin acritud. En menos de una década el socialismo ha pasado de defender un referéndum a descuidar el federalismo en su programa electoral. Lo que no esperábamos era que el fin de este trayecto fuera convertirse en una mala copia de la derecha a la que juntos desalojamos del Gobierno”.

La silla del Estado

Ante todo esto, Junqueras, desde su celda del CP Lledoners donde cumple la condena de 13 años de cárcel por un delito de sedición y malversación le espeta a Sánchez  “su tiempo se está agotando” y que él “en cambio” no tiene “prisa, por mucho” que le duela “no poder ver crecer” a sus hijos. “Nosotros los independentistas no nos levantaremos de la mesa por mucho que nadie se atreva a ocupar la silla que hoy el Estado deja vacía”.

El motivo de esa futura persistencia del independentismo se halla, según Junqueras en que “la represión no es la solución”:  “Créame, sé de lo que le hablo”, sentencia. Y no solo eso, si no que le advierte de que no  existe ninguna medida de gracia con la que pueda traficar con nuestra voluntad.