26 oct 2020

Ir a contenido

CAMINO A LAS URNAS

La CUP estrena otro "campo de batalla"

Las encuestas le auguran hasta cuatro diputados con un programa de "bloqueo parlamentario"

Júlia Regué

Los candidatos de la CUP al Congreso, Francisco Gabarrel; Mireia Vehí, Albert Botran y Eulàlia Reguant.

Los candidatos de la CUP al Congreso, Francisco Gabarrel; Mireia Vehí, Albert Botran y Eulàlia Reguant. / EUROPA PRESS

"El Estado español es irreformable y no pretendemos ni su transformación ni su gobernancia, todo lo contrario". Con esta "nota previa" en una intervención política reconvertida en programa electoral, se lanza la CUP al Congreso de los Diputados, un hemiciclo que han bautizado como otro "campo de batalla" al que trasladar el "conflicto" catalán. 

La catapulta de los anticapitalistas es inédita, tras años desdeñando su concurrencia a las Cortes para evitar "legitimar" instituciones como la Cámara baja. Ahora, avisan de antemano de que sólo participarán en los debates trascententales, como son el debate de investidura, el de política general y el de los presupuestos, porque subrayan que su acción política radica "en las calles" y que su presencia institucional se acota a una voluntad de generar "bloqueo".  

Un tridente de exdiputados del Parlament (Mireia Vehí, como cabeza de lista; Albert Botran, de número dos; y Eulàlia Reguant, de tres) lideran esta carrera. Los cuperos apostaron por perfiles ya conocidos para su debut, que, según la encuesta del GESOP para EL PERIÓDICO, podrían estrenarse con hasta cuatro escaños arañando un diputado a ERC, otro a JxCat y un tercero a los ‘comuns’. El CIS, elaborado antes de las algaradas callejeras contra el fallo del 1-O y previo a la exhumación de Franco, también da por sentada su entrada con uno o  dos diputados. 

Su voluntad es avanzar en el "ejercicio de la autodeterminación de los Països Catalans", abolir la monarquía, y trabajar por la amnistía de los presos eclosiondando la tradicional representación independentista a manos de JxCat y ERC. "Mientras no haya una solución democrática, el Estado será ingobernable", apuntó Vehí, marcando distancias con los socios en el Govern de la Generalitat.