Ir a contenido

Absuelven a un exalto cargo del Govern acusado en una trama derivada del caso ITV

Efe

Puesto de Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

Puesto de Inspección Técnica de Vehículos (ITV). / MotorZeta

La Audiencia de Barcelona ha decidido absolver a Enric Colet, exalto cargo de los Departamentos de Empresa y Justicia durante la etapa de Artur Mas en la Generalitat, acusado de haber adjudicado a dedo un contrato al exidirigente de CDC Josep Tous, condenado por el "caso ITV".

En su sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la sección tercera de la Audiencia Provincial considera que no ha quedado acreditado que Colet, que fue secretario general de Empresa y Justicia durante los gobiernos de Artur Mas, incurriera en los delitos de prevaricación y malversación, por los que la Fiscalía pedía cinco años de cárcel.

El tribunal ha absuelto también a Olga Tomàs, exdirectora de servicios de la Generalitat, Josep Tous -ex número dos de la Diputación de Barcelona y ex cargo de CDC que aceptó una condena a multa de 22.500 euros por el "caso ITV"- y su esposa, que administraba las empresas relacionadas con la contratación.

De acuerdo con las magistradas, no es posible evidenciar que en 2011 Colet "impuso" la contratación de una compañía de Tous "contra toda dificultad o irregularidad", como defendía el ministerio público en esta pieza separada de la trama "ITV", causa en la que el exlíder de CDC Oriol Pujol aceptó dos años y medio de cárcel por cobrar comisiones ilegales de empresarios a cambio de favorecerlos en sus negocios.

"La prueba practicada no nos permite concluir que el señor Colet actuase de forma que indujese a actuar a la señora Tomás como lo hizo", sostiene la sentencia sobre la contratación antes de indicar que tampoco "consta" que el exsecretario general de Empresa fuera "conocedor de los pormenores de la contratación".

Censura en cambio la "falta de rigor" en el proceder de la Administración al invitar a las empresas que concurrirían al concurso de adjudicación, dos administradas por los Tous y una tercera gestionada por un trabajador autónomo.

La sala entiende además que, a diferencia de lo señalado por Fiscalía, el encargo de elaborar un plan estratégico destinado a rediseñar la Agencia Catalana del Consumo era, lejos de "un encargo ficticio", un "trabajo preciso" que "respondía a una necesidad".

"Sobre la desaconsejable externalización del servicio (...) no podemos compartirla", apuntan las magistradas, quienes argumentan que Colet quería un "plan de acción con una filosofía y principios programáticos" que "colisionaban con la forma de proceder" de la Agencia Catalana de Consumo.

Sobre Tomàs, que delató durante el juicio a Colet y a Tous y asumió los hechos de los que la acusaba la Fiscalía en busca de un acuerdo que rebajase su petición de condena, la sentencia apunta que "fue imprudente en su actividad profesional"

Tomàs, cargo de confianza que en enero de 2011 fue nombrada directora de servicios del Departamento de Empresa, detalló que fue Colet quien le dijo que "necesitaba" un plan estratégico para redefinir la Agencia Catalana de Consumo y le indicó que el "proveedor" sería Tous, por ser un especialista en la materia.

No obstante y aunque el propio Tous admitió haberse ofrecido a Colet para confeccionar dicho plan, la sala considera que su actuación y la de su esposa "no fue ajena al proyecto" sino que "fue guiada por el interés de obtención de la contratación".

"El objetivo que se pretendía, la elaboración de un plan estratégico, era un fin legítimo y se correspondía con la realidad, prueba de ello es la capacitación profesional del señor Tous en la materia", apunta.

La Fiscalía sostenía que el encargo de redacción del proyecto constituía un informe "innecesario" que podía haber sido confeccionado por técnicos de la propia administración