10 abr 2020

Ir a contenido

HOMILÍA DE SANT NARCÍS

El obispo de Girona pide la liberación de los presos del 1-O

Francesc Pardo ha llamado a no usar la violencia para buscar la solución de los problemas

Raquel Gironés

El obispo de Girona, Francesc Pardó, durante su homilía de Sant Narcís.

El obispo de Girona, Francesc Pardó, durante su homilía de Sant Narcís. / ACN / LOURDES CASADEMONT

El obispo de Girona, Francesc Pardo, ha pedido la "liberación" de los "dirigentes políticos y líderes sociales condenados" en su homilía de Sant Narcís, patrón de Girona, este martes en la basílica de Sant Feliu. Durante la misa de fiesta mayor, Pardo también ha hecho un llamamiento a no utilizar la "violencia" para "buscar la solución de los problemas", informa el Diari de Girona, del grupo Prensa Ibérica. 

La basílica se ha llenado a tope un año más para seguir la misa en honor al patrón de la ciudad. Entre las personalidades que han asistido a la ceremonia estaban el presidente de la Diputación de Girona, Miquel Noguer; el delegado de la Generalitat, Pere Vila; el subdelegado del Gobierno, Albert Bramon; y la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, y su equipo de gobierno. También estaba la portavoz del PSC, Sílvia Paneque, y los regidores socialistas del ayuntamiento.

El parlamento del obispo ha girado en torno a la "liberación"; hasta diez veces ha repetido esta palabra. Pardo ha empezado la homilía exponiendo que "ser liberado es la experiencia fundamental del amor de Dios". 

"Como cristianos también podemos pedir que la liberación se ofrezca a los dirigentes políticos y líderes sociales condenados con penas de prisión y de inhabilitación. La misericordia no va contra la justicia, sino que la perfecciona, la humaniza y es la máxima expresión de la sabiduría. Y ahora la misericordia tiene nombres: medidas de libertad, capacidad de perdón, necesidad de diálogo, afianzar la convivencia", ha afirmado Pardo.

El obispo también ha invitado a los feligreses a dejar atrás el individualismo y a centrarse en "el bien común". "Tenemos la tentación del individualismo, de reclamar los propios derechos, pero una ciudad no se edifica, ni se mantiene, sin que quienes gobiernan y los ciudadanos cumplan con sus deberes", ha afirmado.