Ir a contenido

UdG y UB dan facilidades académicas a los huelguistas

La UPF rechaza modificar el sistema de evaluación por un único examen final y la UAB tomarán una decisión la próxima semana

Luis Benavides

Estudiantes de la Universitat de Girona (UdG) debaten las acciones de protesta por la sentencia del ’procés’, el pasado 22 de octubre.

Estudiantes de la Universitat de Girona (UdG) debaten las acciones de protesta por la sentencia del ’procés’, el pasado 22 de octubre. / ACN / ALEIX FREIXAS

La presión de los huelguistas va ganando el pulso. La Universitat de Girona (UdG) ha aprobado inicialmente un sistema de evaluación alternativa que permita a los alumnos movilizarse en el marco de las protestas por la sentencia del ‘procés’ y una decena de facultades de la Universitat de Barcelona (UB) también posibilitarán a sus estudiantes abandonar la evaluación continua y acogerse fuera de plazo a una evaluación final. Otras universidades catalanas como la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) tomarán una decisión al respecto la semana que viene.

Este cambio de sistema de evaluación obedece a la presión de cierto sector de los alumnos. Los estudiantes movilizados contra la sentencia a los líderes independentistas catalanes y a favor de la autodeterminación quieren seguir con las protestas sin poner en riesgo sus expedientes académicos. Por eso piden una mayor flexibilidad para poder perderse algunas clases y cambiar la evaluación continuada por un examen final. En otras palabras, saltarse los trabajos previos y exámenes parciales y jugarse la nota en una única prueba. 

Por unanimidad en la UdG

El claustro de la UdG ha aprobado por unanimidad un sistema de "evaluación alternativa" que permita la movilización de los alumnos en el marco de las protestas por la sentencia del 'procés'.  Los detalles de este acuerdo se deberán desarrollar en el próximo Consell de Govern, que tendrá lugar previsiblemente la semana que viene. Además, se ha aprobado por amplia mayoría un manifiesto en defensa de la autodeterminación que exige la puesta en libertad de los presos independentistas y de los huidos de la justicia. El texto considera que "la redacción y aprobación de una ley de amnistía es la vía preferente para reanudar el camino del diálogo" y expresa el apoyo "a todas las movilizaciones cívicas y pacíficas", al tiempo que rechaza "cualquier forma de violencia". 

En las facultades de la UdG celebran que este acuerdo haya devuelto la normalidad a las facultades. Hasta el martes, detallan, el acceso a algunas clases se complicaba por la presencia de numerosos piquetes informativos. Fuentes de la principal universidad de Girona se felicitan porque con el acuerdo han encontrado “el encaje” de la libertad de expresión y manifestación con el derecho a la educación.

A partir de ahora, ha explicado el rector, Quim Salvi, cada uno de los centros docentes deberá buscar cuál es el mejor sistema de evaluación alternativo para asegurar "que el estudiante sea evaluado en iguales condiciones". El rector ha asegurado que este sistema alternativo no atenta en absoluto contra el plan Bolonia ni contra la libertad de cátedra de cada docente: "El profesorado siempre debe seguir el reglamento que se aprueba; no se vulnera ningún derecho con este acuerdo, respectémoslo", ha insistido el rector, quien espera que todo el cuerpo docente respete el acuerdo adoptado (a falta de una aprobación definitiva en el Consell de Govern y la articulación de los mecanismos de evaluación).

Salvi ha destacado que la propuesta no fue votada porque todas las partes estaban de acuerdo: "En este claustro estaban representadas todas las posiciones e ideologías, y todas estaban favor. Esto permitirá que la UdG pueda seguir garantizando todos los derechos y sin confrontación".

Nueve facultades de la UB 

La respuesta a esta petición, canalizada a través del Consell d’Estudiants y varios órganos representativos de estudiantes de las universidades catalanas, ha encontrado una respuesta dispar. En el caso de la UB, por ejemplo, depende de la facultad. Según fuentes consultadas por este diario, “cada facultad está negociando sobre este tema según sus particularidades”.

En estos momentos, los estudiantes han llegado a un principio de acuerdo en las facultades de Filosofía, Geografía e Historia, Matemàticas e Informática, Física, Química, Educación, Farmacia y Ciencias de la Alimentación y Psicología. En todas estas facultades, los respectivos decanatos permitirán que los alumnos se puedan acoger a la evaluación única “más allá de los plazos fijados”. En algunos casos, los respectivos decanos piden a los profesores que aplacen “las actividades académicas evaluables y las que requieran una asistencia obligatoria hasta el día 5 de noviembre”.

No es el caso de la Facultad de Derecho, donde solo se ha accedido a que los estudiantes puedan cambiar el sistema de evaluación contínua, que se aplica por defecto, a la evaluación única fuera de plazo. Con todo, esto se deberá confirmar en una comisión académica que tendrá lugar previsiblemente la próxima semana. "Desde la puesta en marcha del Plan de Bolonia siempre ha sido de un mes y medio, pero ahora se ha acordado ampliarlo. Así los alumnos que quieran movilizarse y encuentren que eso es incompatible con un normal desarrollo de su actividad académica podrán cambiar de sistema", ha puntualizado el profesor de derecho penal, Victor Gómez, también jefe de estudios de Criminología.  

Este viernes la normalidad ha predominado en todas las facultades de la UB excepto en el edificio histórico, en la plaza de Universitat. Con todo, las clases en las facultades de Matemáticas e Informática han sido anuladas. Los accesos estaban bloqueados, según han confirmado fuentes de la universidad.

La UPF, en contra

La posibilidad de tener una evaluación única efectiva al final del primer trimestre del curso vigente fue descartada en el claustro de la Universidad Pompeu Fabra, celebrado ayer jueves, en el que sí se aprobó un manifiesto conjunto de las universidades públicas que rechaza las condenas impuestas a los políticos catalanes presos y, en general, la judicialización de la política. La propuesta formulada por una parte de los estudiantes fue rechazada con 33 votos encontra, 23 votos a favor y 7 en blanco. 

El vicerector adjunto de la UPF, Pelegrí Viader, argumentó la negativa. En primer lugar, dijo, "es importante mantener el modelo docente de la UPF, un rasgo identitario y fundamental para mantener las tasas de éxito que tenemos. Además, la ratio entre presencialidad y evaluación es bajo, no hay tantas actividades evaluables que requieran presencialidad. Viader también aseguró que "esta situación ya se produjo en el 2017 y entonces ya se habló de esta cuestión y se mantuvo la evaluación continuada sin probelmas, siendo flexibles y adaptándose a las necesidades".

UAB y UPC, estudiarán la posibilidad

La UAB tomará una decisión el próximo miércoles, 30 de octubre, en el Consell de Govern. En este organismo se presentarán, explican a este diario fuentes de la universidad, “medidas para flexibilizar la evaluación académica en un contexto de movilizaciones”.  Este organismo, presidido por la rectora de la universidad, Margarita Arboix, está compuesto por vicerrectores, profesores, personal de administración y estudiantes. 

El equipo del Consejo de Dirección, los directores y decanos delos centros y el consejo de los estudiantes de la UPC, por su parte, han emitido un comunicado en el que acuerdan tratar en breve la posibilidad de acceder a la evaluación única al final del primer cuatrimestre del curso actual.  "Cada centro deberá someter a su órgano competente en materia de evaluación una propuesta de procedimientos de evaluación para atender de la mejor forma posible la reclamación del claustro", detallan. "Asimismo, se insta al profesorado -continúa el comunicado- a facilitar el material docente para el buen seguimiento de la asignatura".

URV, a favor de las movilizaciones pacíficas 

En el claustro celebrado de manera extraordinaria ayer en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona se aprobó el manifiesto de rechazo a la sentencia con 58 votos a favor, 18 en contra, 2 en blanco y una abstención. Este mismo organismo mostró su apoyo a los movilizaciones cívicas y pacíficas e instó a investigar si la policía ha utilizado métodos prohibidos en diferentes normativas, tanto propias como internacionales. En el acta de esta sesión extraordinaria no aparece reflejado ninguna propuesta dirigida a los estudiantes de sus facultades que se pierdan clases para participar en las próximas protestas.

Sindicatos estudiantiles enfrentados

El Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC) no se conforma con esta flexibilidad y ha exigido, en una situación que consideran "de excepcionalidad",  que se suspendan las clases hasta que el independentismo catalán consiga sus principales reivindicaciones: “fin de la represión, amnistía y autodeterminación”. Este sindicato también exige a las Associació Catalana d’Universitats Públiques un “posicionamiento público contra la represión policail y estatal, en defensa del derecho a la autodeterminación y en defensa de la amnistía”. Los institutos también deberían, sostienen, “facilitar a los estudiantes cambiar fechas de exámenes y que no se penalicen las ausencias de los estudiantes de grados de Formación Profesional”.

Por su parte, el sindicato Asociación de Jóvenes Estudiantes de Cataluña (AJEC) ha expresado su rechazo a los diferentes actos de boicot sucedidos en los últimos días con la intención de paralizar las clases en las universidades catalanas y ha denunciado que las reivindicaciones de los sindicatos que piden paralizar la universidad son "políticas y no estudiantiles". Este sindicato estudiantil ha recordado que ha participado en todas las huelgas convocadas para reivindicar mejoras en la universidad, como las contrarias a la LOMCE o contra las tasas universitarias abusivas, porque "todas se convocaban ante una injusticia, que afectaba a toda la comunidad estudiantil y educativa, especialmente a las personas más desfavorecidas".