Ir a contenido

6 de diciembre

El Govern plantea a los funcionarios que puedan trabajar el Día de la Constitución

La propuesta, que sería opcional para los empleados públicos, no convence a la mayoría sindical

La secretaria de Funció Pública abandonó una reunión con los sindicatos tras su rechazo a la idea

Gabriel Ubieto

El ’conseller’ de Polítiques Digitals i Funció Pública, Jordi Puigneró, durante una comparecencia en el Parlament de Catalunya.

El ’conseller’ de Polítiques Digitals i Funció Pública, Jordi Puigneró, durante una comparecencia en el Parlament de Catalunya. / Aina Martí (ACN)

El Govern ya tiene la fórmula para que los funcionarios catalanes que así lo deseen puedan ir a trabajar el próximo viernes 6 de diciembre, Día de la Constitución. Y así la transmitió a los sindicatos con representación en la función pública, tal como confirmó EL PERIÓDICO de fuentes de la Conselleria de Polítiques Digitals i Funció Pública, encabezada por Jordi Puigneró. La propuesta, comunicada el pasado lunes a las centrales sindicales en una mesa sectorial de negociación, levantó el rechazo prácticamente unánime de las mismas. Únicamente la Intersindical-CSC, manifiestamente independentista y con creciente peso entre los funcionarios de la Generalitat, expresó su acuerdo con la fórmula.

El "mecanismo legal" que anunció a principios de agosto el 'conseller' para abrir los centros de trabajo se ha convertido en un 'Pla de millora de la qualitat dels serveis i modernització de l'Administració', tal como recogen los documentos de la propuesta presentada por el departamento este pasado lunes a los que tuvo acceso este diario. Ello se traduce en una jornada de trabajo extraordinaria a la que pueden acogerse aquellos trabajadores que así lo deseen y que posteriormente podrían compensar con horas de asueto.

Ello no implicaría un gasto extraordinario, no contravendría el calendario laboral (que depende del Departament de Treball) y permitiría elegir tanto a aquellos que sí deseen trabajar el 6 de diciembre, como a aquellos que no. Elementos que evitarían la posibilidad de impugnación, que ha sido hasta ahora una condición sine qua non para la 'conselleria'.

Uno de los objetivos del departamento de Puigneró para este año era lograr la foto de funcionarios de la Generalitat trabajando en dos días que conmemoran festividades españolas: el 12 de octubre, Día de la Hispanidad, y el 6 de diciembre, Día de la Constitución. El primero cayó en sábado, por lo que finalmente no hubo cambios respecto a cualquier otro día festivo. Y cara al próximo 6 de diciembre, desde la 'conselleria' admitieron dificultades para acabar celebrando esa jornada extraordinaria.

Cooperación

Al tratarse de un mecanismo opcional, es decir, no obligatorio para aquellos trabajadores de la Administración de la Generalitat que declinen participar, la jornada depende de la implicación de los empleados y sus representantes. Y la negativa expresada por las centrales que ostentan la mayoría sindical no facilita el proceso. "No era el lugar", arguyeron fuentes sindicales.

La propuesta fue planteada por la secretaria de Administració i Funció Pública, Annabel Marcos, que tras la negativa de las centrales mayoritarias, abandonó la reunión, según coinciden varias fuentes presentes en la misma. "El departamento no debería cargar sobre los sindicatos la polémica de una decisión así. Si quiere discutirlo que empiecen por hablarlo con [la Conselleria de] Treball", comentan fuentes sindicales.