Ir a contenido

ENTREVISTA EN LA CNN

Torra: "Quien haya cometido un acto violento debe ser castigado"

"A mí no me representa la violencia y la condeno', afirma el 'president'

Acusa de "electoralismo" a Sánchez y ve "incomprensible" que no le coja el teléfono

ACN

El President Quim Torra en la reunión de Govern de hoy.

El President Quim Torra en la reunión de Govern de hoy. / FERRAN NADEU

El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, ha abordado en una entrevista en la CNN la situación de violencia que se vivió en Catalunya la semana pasada, y que alcanzaron su clímax la noche del sábado, durante las protestas por la sentencia del 'procés'. En una de las intervenciones más contundente hasta ahora sobre los disturbios, Torra ha afirmado que "cualquiera que haya cometido un acto violento debe ser castigado".

"Siempre he estado al lado de un movimiento pacífico y democrático con la bandera del diálogo y de la no violencia. Me mantengo aquí y nunca saldré de aquí", afirma el 'president', antes de añadir: "A mí no me representa la violencia y la condeno".  Torra, a quien Pedro Sánchez reclama una condena de la violencia sin paliativos, admite que los hechos violentos podrían "entorpecer" el camino hacia la independencia.

En la entrevista, Torra ha cargado contra Sánchez, a quien ha acusado de hacer "electoralismo" con una crisis, la catalana, que requiere "diálogo y serenidad". Así, ha criticado que el presidente del Gobierno diga que en Catalunya ha un problema de convivencia y de violencia cuando, a juicio del 'president', eso "no es verdad". "Lo que hay es un problema de democracia".

Tambien ha calificado de "incomprensible" que Sánchez no le haya cogido el teléfono ni haya querido reunirse con él durante su visita a Barcelona.

Sobre la actuación de la Policía Nacional durante los disturbios, Torra ha señalado que se deberá estudiar si los agentes han actuado con proporcionalidad. Ha subrayado que las actuaciones policiales se deben basar en la mediación, la proporcionalidad y en no causar males mayores.

Torra ha descartado dimitir o convocar elecciones como le piden desde varios frentes políticos, incluidas voces de sus socios de ERC en el Govern. Ha argumentado que ante la sentencia, que supone un "castigo injusto", hacen falta instituciones fuertes, tanto en el Govern, como en el Parlament y en los ayuntamientos.