Ir a contenido

PLENO DEL PARLAMENT

La CUP sostiene que los manifestantes no recularán aunque "se despliegue el Ejército"

Riera celebra que "miles de jóvenes sin presente ni futuro" salgan a la calle

Júlia Regué

Carles Riera, en el Parlament, el pasado julio.

Carles Riera, en el Parlament, el pasado julio. / ACN

Los anticapitalistas han evitado de todas todas hablar de "violencia" en Catalunya. El diputado de la CUP, Carles Riera, ha agradecido a los manifestantes su ocupación de las calles, que ha tachado de "estallido impresionante de movilizaciones" contra la "represión" del Estado. "La gente no se echará atrás en nada por más terrorismo de Estado y Ejercito que se despliegue", ha sostenido durante su intervención en el pleno extraordinario del Parlament.

"Las autonomías son ya una ficción y la democracia en este Estado es un espejismo", ha apostillado Riera desde el atril. Su diagnostico sobre los disturbios es que "miles de jóvenes sin presente ni futuro en el régimen del 78 salen a la calle para ganarse un futuro de dignidad, de derechos civiles, sociales y políticos". 

A su juicio, las manifestaciones acogen personas que "van mucho más allá de independentistas y soberanistas" mientras el Estado "se quita la máscara" con el envío de agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional para reforzar al cuerpo de Mossos d’Esquadra "que han provocado cárcel, tensiones y heridos de gravedad". Se ha dirigido a ERC y les ha pedido que rectifiquen y que voten a favor de la comparecencia del 'conseller' Miquel Buch por las cargas policiales.

"Absoluto fracaso" del Govern

Riera ha dibujado el Govern de Torra como un mero "gestor de las migajas" y ha criticado el "absoluto fracaso de la implementación de la república" de lo que se autodenominó "Govern efectiu", aquel que así se bautizó tras la imposibilidad de investir al 'expresident' Carles Puigdemont.

Los anticapitalistas han vuelto a llamar a la "movilización sostenida" para "generar un programa reivindicativo" contra un Estado "autoritario y demofóbico". "La soberanía política y económica es un derecho irrenunciable que no puede ser moneda de cambio. Lo ganaremos y solo lo ganaremos desde la movilización popular masiva", ha razonado.