Ir a contenido

Exhumación de Franco

El Gobierno prueba un helicóptero en el Valle de los Caídos

Solo si la climatología no permite el traslado aérero, los restos del dictador viajarán en coche hasta el cementerio de El Pardo

Se intensifican los preparativos, con reuniones del equipo de seguridad y trabajos de operarios de comunicaciones y limpieza

Juan José Fernández

Un grupo de guardias civiles de los que han realizado preparativos esta mañana en la basílica del Valle de los Caídos, habla a la puerta de la basílica de la Santa Cruz junto a un coche de operarios de Patrimonio Nacional.

Un grupo de guardias civiles de los que han realizado preparativos esta mañana en la basílica del Valle de los Caídos, habla a la puerta de la basílica de la Santa Cruz junto a un coche de operarios de Patrimonio Nacional. / JOSÉ LUIS ROCA

Un helicóptero militar ha aterrizado en la mañana de este jueves en el Valle de los Caídos, en el marco de los preparativos que ejevutivos del área de Protocolo de Presidencia del Gobierno y de Patrimonio Nacional están realizando para la exhumación y traslado de los restos de Franco.

La aeronave es un Eurocopter Cougar con gran capacidad de carga, perteneciente a la Fuerza Aérea, y había partido de la base que el Ejército del Aire tiene en Torrejón, haciendo su aparición pasadas las 10  de la mañana de este jueves sobre los apretados pinares de Cuelgamuros. El Cougar ha permaneciendo muy brevemente en el lugar. Previamente, los alrededores de la basílica habían sido vaciados de personal civil por los guardias del operativo que vigila el Valle.

El piloto del aparato ha elegido para aterrizar una de las explanadas laterales que se abren a las puertas del tempo de la Santa Cruz, donde pasa sus últimos días el cuerpo del dictador, y no la escenográfica gran explanada central, el espacio que el féretro de Franco cruzó con un enorme séquito el 23 de noviembre de 1975.

El motivo de la elección, según fuentes cercanas al operativo, tiene que ver con la seguridad y la previsible presencia de medios de comunicación cuando se lleve a cabo el traslado.

Opción preferida

El uso del helicóptero en pruebas durante esta jornada confirma que esa es la opción definitivamente elegida por el Gobierno para mover los restos, si bien las mismas fuentes del operativo advierten de que no es la única: si la climatología -muy variable en esta montaña de 1.785 metros de altitud máxima- u otra razón sobrevenida no permite el transporte aéreo, los restos de Franco viajarán los 55 kilómetros que separan el Valle del cementerio de Mingorrubio en un coche fúnebre.

Y ese vehículo está también elegido y preparado. Se trata de un vehículo adaptado, con rieles para deslizar la carga a su interior y apertura por un amplio portón trasero. De hecho, en esta jornada de jueves se ha previsto su uso en la explanada de la basílica para trasladar el féretro extraido del templo hasta el helicóptero, en un recorrido de apenas 300 metros.

La coreografía que montan estos días los técnicos de Patrimonio Nacional y Presidencia del Gobierno se inclina por una mínima exposición del féretro a los ojos del público. Como dijo la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, al término del último Consejo de Ministros, "no habrá espectáculo", lo cual no significa, según fuentes cercanas al operativo, que no se aproveche este complicado evento funerario -puede que, por sus implicaciones políticas e ideológicas, el más complejo traslado de huesos de un mandatario en España desde la larga ruta del féretro de Felipe el Hermoso- para hacer didáctica pública de la desfranquización del Valle de los Caídos.

Y para ello se tiran cables. El aterrizaje del helicóptero es parte de los preparativos que se están llevando a cabo, cada vez con más intensidad, en la zona para el gran evento de la exbumación. Esta mañana, una docena de guardias civiles integrantes del operativo de seguridad de la exhumación se han reunido en la basílica, han examinado el edificio y han tomado medidas del, en principio, corto trayecto que hará el féretro de Franco desde su actual tumba hasta la aeronave.

Los trabajos de preparación continuan también en otras áreas del operativo. Un grupo de realizadores de TVE han visitado también el lugar, observando las distintas perspectivas que ofrece el gran escenario, y examinando todos los posibles emplazamientos de cámaras. Mientras, han avanzado las faenas de mejora de las deficientes comunicaciones del risco de Cuelgamuros, en plena Sierra del Guadarrama, y la limpieza de todos los alrededores del lugar que acogerá, 44 años después, otra fúnebre escena histórica.